resumen tema 3 libro religion el rincon del vago

Reseña de Belén Sánchez García:

Antes de comenzar, es primordial avisar que en las próximas líneas se revela el desenlace de la cinta.

Reseña del libro “El náufrago del parque”, de Hugo de Andrés

En el momento en que uno se dispone a leer el tercero de los libros de una trilogía en general espera varias cosas, singularmente para reencontrarlo se con individuos con los que ha gozado es algo tal como una asamblea familiar, pues recuerda las tramas de las precedentes y se pregunta qué pasará, en resumen, seguramente saben de qué les hablo. No obstante hay algo que no espera, algo que me pasó a mí, y es sorprenderse. Me he asombrado por la horriblemente adictiva que me ha resultado la lectura desde la primera página y no por el hecho de que sea algo nuevo a eso que ha sucedido con las precedentes sino más bien pues uno de la familia espera escasas sorpresas y Víctor, Camacho, Luis, Noelia o Manu son ahora como estos primos a los que uno no ve de manera frecuente pero sabe desde el primer instante que va a estar a gusto como solo puede estarlo con quien tiene un pasado compartido y exactamente por el hecho de que sabe lo que se marcha a hallar, no pues vaya a conocer novedades. Pero me he visto mi impaciente desde el primer instante, prácticamente frenético y les aseguro que si tengo algo es que soy relajado, pero precisaba entender lo que pasaba después. Y eso, en una novela policiaca de trama, como es esta, es probablemente la meta que persiguiera al creador.

Si ha leído las proyectos precedentes del creador, que son el resto unas partes de esta trilogía, van a estar familiarizados con las especificaciones primordiales de este El náufrago del parque, unos individuos sólidos, una trama bien planteada, con sus giros y sus sorpresas pero sin estridencias ni razonamientos inverosímiles, y un ámbito insuperable, el parque de Los Toruños, en Cádiz, que imagino un paraíso, así como está retratado en estos libros, si bien confío en que con menos crímenes. Como les afirmaba, en esto no hay sorpresas, El náufrago del parque es un digno continuador de los crímenes y sombras del parque, sus antecesoras, si quizá pienso que es aun mucho más redonda. Van a saber, además de esto, que hay un aspecto diferencial con otras novelas del género menos ambiciosas, una reflexión sobre lo que somos capaces de llevar a cabo bajo presión, sobre la psicología de este monstruo que llevamos dentro, si lo llevamos todos , y qué puede llevarlo a cabo salir a la área. Asimismo van a saber del atrayente retrato de los trabajos policial y judicial, no sé si por verdadera pero sí por verosímil. Afirmaría que en esta tercera distribución gana peso Camacho, el policía ahora retirado que es un sabiente y representa el trabajo policial en la vieja usanza, el instinto sobre la ortodoxia, sobre Víctor, el directivo del parque que era el primordial personaje principal de las entregas precedentes.

Medites teóricas y vivencias en la enseñanza para personas jóvenes y adultas

Es el título del libro anunciado el viernes 25 de noviembre en la sede Osorno de la Facultad de los Lagos. El acto de lanzamiento, ordenado por el Departamento Provincial de Osorno en grupo con la Capacitad de Educación de la Facultad, contó con la presencia del Jefe Provincial D. Giovanni Aravena y la jefe del Departamento de Educación (s) de la SECREDUC Señora Elly Kipreos Garcia. Desde la Facultad, la actividad fue estructurada y encabezada por el instructor titular del Departamento de Educación Roberto Canales, académico que tuvo a cargo el desarrollo de capacitación enseñante y acompañó a la elaboración de los contenidos escritos.

El libro es el resultado de un desarrollo educativo conducido por la Facultad de los Lagos y la línea de avance profesional de EPJA, sus páginas recogen medites y vivencias de enseñantes que trabajan en educación con personas jóvenes y adultas en la zona. En el prólogo del libro se apunta “El desarrollo y el resultado exhibe en plenitud el concepto del estudio durante la vida, son trayectorias que se cruzan para continuar aprendiendo. El derecho a la educación es consustancial a la vida, forma parte a todos y todas y cada una, en estas páginas se reconoce a las y los enseñantes en la medida en que sujetos epistémicos de derecho a la educación”.

Deja un comentario