religion tradicional china creen mas alla de la muerte

La incomodidad religiosa en un país de indiferentes Ashiya. Si se les pregunta sobre su religión, parte importante de los nipones responderán que son budistas o sintoístas, o que no practican ninguna. Y la verdad es que escasos tienen una religión que afecte a su historia. Entre quienes la tienen, los cristianos están entre los mucho más instruidos, ejercitando de esta manera una predominación muy mayor a su achicado número.

En unos manualitos que muchas compañías niponas dan a los usados designados para trabajar en el extranjero, se les recomienda no decir que no tienen ninguna religión, para eludir que sus colegas extranjeros crean que El país nipón es un país de ateos. Según estadísticas oficiales, un 70% de los nipones afirma no opinar en ninguna religión específica.

¿Qué hay alén de la desaparición? 5 testimonios reales de personas que cruzaron el túnel

En torno al planeta cada vez son mucho más usuales los cuentos de personas que experimentaron vivencias próximas a la desaparición (ECM) quienes aducen que hay vida alén de la desaparición. Ahora, se muestran las narraciones verídicas de cinco personas que afirman haber vuelto a la vida tras su muerte.

Richard Madison padeció un aparatoso incidente automovilístico. Su cuerpo quedó lacerado.

islam

Siendo llevado a emergencias, fue proclamado clínicamente fallecido. En el momento en que los médicos se preparaban para trasladarlo a la morgue, recobró el pulso. Su relato pertence a los presentes mucho más espectaculares tras la desaparición.

El sintoísmo: ¿símbolo del nacionalismo japonés?

El sintoísmo es un genuino símbolo de identidad de Japón. Y en algunas oportunidades fué entre los elementos que los nacionalistas nipones han usado a favor suyo.

El periodo mucho más reciente del empleo del sintoísmo como algo alén de lo espiritual fue a lo largo de la Restauración Meiji. Ciertos puristas de la sociedad de Japón deseaban imponer el sintoísmo como la única religión en El país nipón e inclusive procuraron eliminar el budismo. A lo largo de este periodo, los santuarios sintoístas pasaron a ser una parte de las instituciones estatales, regentados por el gobierno y sujetos a sus resoluciones. Esto fue el llamado el sintoísmo de estado y duró hasta el desenlace de la Segunda Guerra Mundial.

Deja un comentario