religión politeísta oficial y no oficial cristianismo cultura romana

Roma, como la mayor parte de los pueblos de la antigüedad, adoptó una religión politeísta, que tenía dioses para todos y cada uno de los romanos, y con una religión familiar, que nucleaba a sus integrantes, cerca de la adoración de los sus ancestros ​​fallecidos. La prédica de Cristo fue rechazada en Roma, al punto de costarle la vida al mismo Jesús, y sus fieles fueron perseguidos y condenados por la mayor parte de los emperadores.

Nerón, fue entre los emperadores que mucho más se cebó con los cristianos, que no adoraban a los dioses locales, y se negaban a admitir al emperador como un ser divinizado. Las ideas de caridad y también igualdad cristianas parecían ponerse en contra al espíritu guerrero y jerárquico de los romanos. Por estas causas, acusó a los cristianos del incendio de Roma, ocurrido en el año 64.

Cristianismo Religión Oficial

En el año 313 d. Constantino el Grande, de religión cristiana entrega el derecho y independencia a profesar el Cristianismo sin ser castigado en el Imperio De roma por medio del Edicto de Milán. Después en el año 380 d. el Emperador Teodosio el Grande por medio del Edicto de Tesalónica establece el cristianismo como la religión oficial del Imperio De roma.

El artículo del Edicto de Milán afirmaba:

¿De qué forma era la religión romana en el siglo 1?

Reconstrucción de una escultura de Júpiter datada en el siglo I. El dios Júpiter era la deidad primordial del culto público de roma. En el monte Capitolino se erigía el Templo de Júpiter Perfecto Máximo, el más esencial de Roma. La religión romana consistía, de la misma entre los helenos, mucho más en un grupo de cultos que en un cuerpo de doctrinas.

La religión en la vieja Roma consistía en distintas prácticas religiosas imperiales y provinciales, que eran consecutivas tanto por la multitud de Roma como por esos pueblos que estaban bajo su dominio. Los romanos se consideraban a sí mismos muy religiosos y atribuían su éxito como capacidad mundial a su piedad colectiva (pietas) en el momento de sostener buenas relaciones con los dioses. Su religión politeísta es famosa por haber venerado muchas deidades.

‘A inicios del siglo IV, solo el diez% del imperio era católico.

religión

Pero entonces gana un converso fundamental: el emperador Constantino. Él, y los emperadores que vinieron después, comenzaron a alentar y después a forzar a transformarse al 90% sobrante del imperio”.

De las varias historias explicadas en La edad de la penumbra —pensadores asilados, destrucción de santuarios, quema de libros— la que mucho más conmueve a Nixey es la horrible muerte de una mujer: “El homicidio de la refulgente filósofa y matemática Hipatía. Ella fue la mucho más talentosa científica de sus días en Alejandría, y asimismo una pagana; en otras expresiones, una no cristiana. Pero un día en el año 415 fue tomada por un conjunto de entusiastas cristianos. Pensaban que, pues ella empleaba astrolabios y símbolos matemáticos, era un agente de Satanás, un demonio del infierno. La despellejaron viva. Ciertas fuentes comentan que le sacaron los ojos mientras que aún respiraba. Alejandría ahora había sufrido una horrible pérdida a cargo de los cristianos. Unos años antes, el templo de Serapis —el templo mucho más hermoso de todo el mundo, afirmaba la multitud— fue desmoronado por una multitud de recelosos cristianos que consideraban que era un templo de ídolos y había de ser destruido. Asimismo es una historia horrible, pero la de Hipatía es peor”.

Nixey asimismo matiza la iniciativa de los cristianos como víctimas de una insuperable persecución por la parte del imperio de roma. No pretendían removerlos, afirma. ¿Qué sucede, ya que, con las historias de los mártires, con los crímenes de Nerón, por poner un ejemplo? “La mayor parte de las historias de mártires no son algunas –responde la autora–. Hubo ciertos mártires, y sus muertes fueron horribles, pero suman cientos y no miles. En la mayoría de los casos los romanos ignoraban a los cristianos. Si comparecían frente a un gobernador, y si se negaban a sacrificios al emperador, podían ser castigados, pero el delito tenía menos que ver con la religión que con la traición”.

Deja un comentario