relación entre mujeres que realizan estudios universitarios y religión

Durante este artículo se han tejido una sucesión de elementos que dejan ver las diferencias y los vínculos que hay entre 2 concepciones sociales, políticas y culturales que tienen como denominador común locar a las mujeres en un lugar. protagonista, de igualdad y de autogestión de sí mismas desde distintas arenas. Tomar el ejemplo de los círculos de mujeres teniendo en cuenta sus potencialidades deja ver, al tiempo, que tal como el movimiento feminista pone el lema de «lo personal es político», asimismo lo espiritual tiene la posibilidad de tener estos elementos desde otros referentes simbólicos y organizativos. Se expone de qué forma los dos, el feminismo y la espiritualidad femenina desde marcos alternos, tienen agendas compartidas y que, si bien frecuentemente se excluyan, el cuerpo, la autonomía, el apoderamiento y el autoconocimiento son elementos en común. En este sentido, presenciar el cuerpo, conocerlo y resignificarlo lo transforma en un punto de ensamblaje de alegatos que dejan modificar desde lo espiritual, político y popular qué se comprende y de qué forma se crea la iniciativa del femenino y ser mujer desde estos. alegatos.

En el tejido de los elementos presentados se puede proponer no solo la oportunidad de ver el género de religiosidad y espiritualidad que se crea a través de la conjunción de alegatos, prácticas y posiciones políticas; sino más bien cuestionar y proponer el género de feminismo desarrollado en la práctica en el momento en que se integran, en un caso así, opiniones y concepciones espirituales desde un marco no patriarcal. De esta manera, tenemos la posibilidad de charlar del surgimiento de un feminismo místico que reconoce la relevancia de lo espiritual y trascendente en la vida de las mujeres, el que se lleva a cabo mediante la selección, apropiación y feminización de los alegatos espirituales en pro importancia femenino desde las diferentes arenas simbólicas y culturales en las que tienen incidencia.

Diferencia en el nivel de religiosidad de hombres y mujeres en USA

De manera tan reciente como el último año, las brechas de religión por género han persistido entre los estadounidenses enormes. Esto quiere decir que las mujeres de mayor edad prosiguen siendo mucho más fieles que la mayor parte de los hombres. Los datos de investigaciones de octubre de 2021 hallaron que entre esos nacidos en 1950, cerca de una cámara de los hombres se identificaron como ateos, agnósticos o nada particularmente, en comparación con solo un 20% de las mujeres de exactamente la misma edad que manifestaron exactamente las mismas opiniones. Esta variación de cinco puntos porcentuales es visible asimismo entre esos nacidos en 1960 y 1970 asimismo.

Para los millennials y la Generación Z, los datos detallan una historia diferente. Entre esos nacidos en 1980, la brecha empieza a apretarse cerca de los 2 puntos porcentuales. Para los nacidos en 1990, la brecha de género en relación a la religión desaparece, y para esos que nacieron desde 2000 y de ahora en adelante, se aprecia precisamente que las mujeres tienen mucho más posibilidades de decir que niegan en Dios o que carecen de una afiliación religiosa específica.

Deja un comentario