relacion entre la religion griega y los juegos olimpicos

La vieja Grecia nos ha legado al planeta occidental enormes progresos como la democracia, la filosofía o la búsqueda de la realidad y la hermosura. Pero una de sus mucho más longevas influencias sucedió en la categoría deportiva, puesto que al aparecer de la religión y de la búsqueda de la paz entre las distintas polis helenas, la competición deportiva fue foro de discusión de pelea y campo de la democracia. El deporte está del mismo modo relacionado con la búsqueda de la perfección y la hermosura, procedente del apogeo del arte heleno, este tiene una extensa producción artística fundamentada en la representación plástica de atletas. Entre las mucho más reconocidas de estas estatuas podemos consultar el Discóbolo, de Voyeur; el Agias, de Lisipo; el Joven de Anticitera (o jinete de Artemisio), el Hermes, de Praxíteles, el que de todos modos representa a un deportista; el Doríforo, de Policleto (el canon más especial de la representación del deportista especial); y, al final, el Auriga, de Delfos, quizás la mucho más auténtica representación del deporte en la vieja Grecia, en tanto que se puede ver, aparte de las bridas de los corceles, la diadema de la victoria. Esta parte fue efectuada tras las guerras médicas, lo que le transforma en un símbolo de la paz y de la unidad.

El origen de los Juegos Olímpicos tiene un carácter divino, puesto que fueron considerados por los helenos como un obsequio a los dioses. En una temporada donde las luchas de los helenos entre sí eran permanentes, el oráculo de Delfos, consultado por la polis de Elis, les llamaba a reunirse adjuntado con todas y cada una de las ciudades Estado griegas en Olimpia; y olvidando las guerras fratricidas, transformar su antagonismo en una doble competición en el campo de los deportes. Si bien en los juegos participaban decenas y decenas de polis distintas, todas y cada una ellas compartían letras y números recurrentes, como sus orígenes históricos y legendarios, la lengua y las opiniones y cultos a los dioses del Olimpo. Los Juegos Olímpicos, aparte de tener carácter divino, se fundamentaban en la competición noble, cuyo propósito era ganar a través del juego limpio. Esta era una de las razones por las cuales no se premiaban a nivel económico a los campeones, se les daba una corona de olivo (no de laurel, en tanto que esta se ofrecía en los juegos en honor a Apolo), que representa la gloria eterna. En contraste a los combates bélicos, aquí todos y cada uno de los helenos compitieron en igualdad de condiciones.

¿Qué fueron los Juegos Olímpicos y qué relación tienen con los dioses?

Los Juegos Olímpicos, u olimpiadas, se los conoce como de esta forma pues, inicialmente, se festejaban en la localidad de Olimpia, Grecia. Cada 4 años se reunían en esta localidad los más destacados deportistas de cada localidad-estado y reino de la vieja Grecia, y competían en honor a Zeus, entre los dioses helenos.

Según una historia de historia legendaria suya, fue Heracles ( Hércules) quien llamó Juegos Olímpicos a una secuencia de acontecimientos de deportes en honor a su padre Zeus. Tras llenar sus 12 trabajos, edificó el estadio olímpico en su honor. Los académicos ubican la fecha de su primera celebración entre los años 884 y 704 a.

Deja un comentario