quien es san judas tadeo en la religion yoruba

Beato Judites > Artículo y fotografías de Lagartier. Para comprender mucho más de su trabajo visita su página de tumblr

Pagesos apunkados y rubíes románticos

Pero volvemos al chavo de distinción a medias campesina a medias punk, a quien dejo inmerso desesperación de su oración por dirigirme al metro. Hay pocos comerciantes itinerantes, solo ciertos exhiben en sus puestos los collares y pulseras de tendencia, hechos con cuentas verdes y blancas, colores de la indumentaria de San Judas. En el momento en que al fin llego al vagón estoy bajo cierto estado de ensueño –me va a haber sugestionado la iniciativa del resuelva inhalable oculto en el puño– y comienzo a extrañar a las multitudes de otras oportunidades, los cientos y cientos de devotos con sus beatos en estás y los sus exuberantes ramos de rosas rojas en peregrinación por esta nuestra localidad alterna del transporte bajo tierra. La estación del Metro Noble tiene un atrayente inexplicable para mí. Me imanta y me hipnotiza desde hace un tiempo. En meses de desempleo, en 2004 y 2005, descreída como soy, me dio para pasearme por estos rumbos, leer furtivamente el cuaderno de necesidades en San Judas en San Hipólito e inclusive solicitarle un favor firmado solo con mis iniciales, bajo otras solicitudes: “San Juditas, como es natural, no dejes que muera mi marido Javier. Lo deseo para toda la vida. Sanalo, hazme el milagro”; o “Bastante te agradezco santurrón de mi corazón por socorrer a mi hija mayor tras la operación”; o “Entiende que si me he hecho ratero no es por gusto, es necesidad. Consígueme un trabajo mi Judetes Tadeo y dejo el hurto y asimismo mi otro vicio del alcohol”. Aparte del cuaderno, en Internet se puede continuar la ruta de esta devoción y leer mensajes como el de una muchacha –quizás prostituta de la región– pidiendo “hazme medrar el pecho en la talla 34 C. No tienes idea de qué forma sufro de no poseerlo”.

religión

O el de un señor anónimo: “San Juditas Tadeo, voy a llevar a cabo la promesa que te acabo de realizar el día de hoy 5 de marzo de 2009 a las 18:51 horas. ¡Lo juro!”. Como es natural, asimismo hay quienes comentan milagros: “San Juditas es nuestro santurrón y un día Itza y Fer vieron de qué forma movía su boca y sus ojos”, se lee en una banda del vídeo donde 2 chicas hablan enfrente de una figura de pasta con el primordial atributo del santurrón, la llama en la cabeza. —Ahora lo vi —¿Dónde? —Mira los ojos, se le pusieron amarillos, ¡y la boca!

Esta crónica me hace rememorar del día que me volví atea y salí corriendo de la iglesia. No pude golpear la puerta pero a lo largo del sendero a casa repetí una palabra reciente aprendida (“padre pendejo, padre pendejo”). Tenía 12 años y no volví a pisar un templo hasta el momento en que se casó mi mejor amiga:

¿Qué tiene San Judas en la cabeza?

Se frecuenta representar a San Judas Tadeo con un medallón en el pecho que tiene la cara de Cristo. Hay que a la semejanza no solo física, sino más bien asimismo espiritual del habitual santurrón con Jesús. Además de esto, transporta una llama de fuego en la cabeza pues recibió al Espíritu Santurrón en Pentecostés.

San Judas Tadeo no transporta una moneda, sino más bien un medalla. La medalla dorada que transporta al santurrón al pecho es una efigie de Jesús famosa como la “Imagen de Edessa”. Jesús se puso un pedazo de ropa en la cara a fin de que su imagen se imprimiera y le solicitó a San Judas Tadeo que se lo llevara al soberano.

Deja un comentario