que tipo de religion tienen las personas de arabia saudi

Todo sujeto está en su derecho a la independencia de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado gracias a sus críticas, investigar y recibir aclaraciones y críticas, y difundirlas, sin restricción de fronteras, por cualquier medio de expresión; esto lo expresa el art. 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. No obstante, dado que se logre decir lo que desee, no significa que logre llevarlo a cabo sin que haya secuelas. Es conocido que el derecho a la libre expresión pertence a los mucho más escenciales, ya que es fundamental en la pelea por el respeto de todos y cada uno de los derechos humanos. Por estas causas, el derecho a la libre expresión se encuentra dentro de los mucho más conminados, tanto por esos que desean evitar algunos cambios, como por personas particulares que desean imponer su ideología o valores personales, sobre otros, aún callándolos . La independencia de expresión nos se ajusta a todos. Respetar la independencia del resto a expresarse, está bien, siempre y cuando no ocasione un serio daño a absolutamente nadie al llevarlo a cabo. O sea lo que -desde Occidente- tanto se cuestiona en Arabia Saudita, pero frecuentemente faltando a la realidad. De manera frecuente observamos reflejado en la prensa, la arbitraria detención de personas y/o cronistas, enjaulados por en teoría ejercer su independencia de expresión. La verdad es que no en todos los casos la prensa toma el trabajo de investigar y ofrecer la oportunidad de oír a ámbas campanas. En Arabia Saudita hay personas procesadas, es cierto, pero por poner un ejemplo, no todos saben que ciertas aguardan el juicio en independencia, como: Aziza Al-Youssef, Imán Al-Nafjan, Amal Al-Harbi, Hatun Al-Fassi, Shadan Al-Anzali, Abeer Al-Malaki y otros que están sujetos a la etapa procesal (Al-Jain Al-Hathloul, Maya Al-Zahrani, Nuevo Al-Jaraiwiyah, Samar Badawi y Lassima Al-Sada), siempre y en todo momento con las garantías de un juicio justo.

Todo lo mencionado está fundamentado en La Constitución del Reino de Arabia Saudita que, como se conoce, es el Libro Divino y la Sunna del Profeta. La Ley del Reino afirma lo siguiente: “El Reino de Arabia Saudita es un Estado árabe islámico de forma plena soberano cuya religión es el Islam y cuya Constitución es el Libro Divino y la Sunna del Profeta” (art. 1) ; «La autoridad del gobierno en el Reino de Arabia Saudita se deriva del Libro del Todopoderoso y de la Sunna del Profeta» (art. 7); «El sistema de gobierno del Reino de Arabia Saudita se basa en la justicia, la solicitud y la igualdad, de conformidad con la Ley cherámica» (art. 8). En lo que se refiere a la protección de los Derechos Humanos por norma general, incluyendo la prohibición de todas y cada una de las maneras de discriminación racial, el producto 26 de la Ley primordial expresa lo siguiente: «El Estado resguardará a los Derechos Humanos de conformidad con la Ley cherámica» . El producto 47 reconoce el principio de la igualdad frente a la ley de todos y cada uno de los ciudadanos y otros habitantes en el territorio del Reino, estipulando que: “Los ciudadanos y habitantes del Reino tienen igual derecho a la tutela judicial eficaz, y los métodos para ejercerla lo van a ser los precriptos por la Ley”. Según la normativa vigente, el recurso a los tribunales y órganos judiciales es gratis. El poder judicial es sin dependencia, según se establece en el producto 46 de la Ley: «El poder judicial va a ser una autoridad sin dependencia y al dirigir justicia los jueces no van a estar sujetos a ninguna autoridad que no sea la Ley cherámica». El San Corán y la Sunna del Profeta poseen muchas disposiciones que prohíben todas y cada una de las maneras de discriminación por fundamentos de raza, color, etcétera. Ningún árabe es mayor a uno no árabe, ni persona de piel obscura es mayor a otra de piel blanca, salvo en la piedad. El antes descrito refleja precisamente que las leyes saudíes no solo garantizan la independencia de opinión y expresión –siempre y cuando no atente contra el orden público–, sino más bien además de esto es completamente congruente con las reglas de todo el mundo de los Derechos Humanos. La Declaración Universal de Derechos Humanos proclama que todos y cada uno de los humanos nacen libres y también iguales en dignidad y derechos, y que toda persona tiene todos y cada uno de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o popular, situación económica, nacimiento o cualquier otra condición, aparte de que todo humano tiene derecho, en todas y cada una partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica, que todos son iguales frente a la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley, y que todos están en su derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta declaración y contra toda provocación a esa discriminación. Es mucho más que claro, en Arabia Saudita, todos y cada uno de los humanos tienen derechos, pero asimismo obligaciones, y es aquí donde frecuentemente se cometen excesos amparados frente la supuesta independencia de expresión, participando en distintas ocupaciones que tienen como propósito ocasionar discordias y nada tienen relación con las prácticas pacíficas lícitas y legalmente garantizadas. La gente detenidas en este país emplean sus derechos asegurados por la ley, así sea a ser asistidas por un letrado para su defensa, tienen cooperación médica de manera regular de conformidad con la normativa aplicable, visitas y comunicación. También, la Reunión Nacional de Derechos Humanos (una organización civil), efectúan visitas periódicas a las prisiones, corroborando la certeza, en el caso de haber demandas y activando. Tanto este organismo, como el Ministerio Público y la Comisión de Derechos Humanos tienen áreas de trabajo en exactamente las mismas cárceles, para monitorear de cerca la situación de los presos. Hablamos de la gente que llegaron a cometer algún delito y que este se haya probado fidedignamente. Vale aclarar que las manifestaciones pacíficas, -siempre y cuando no comprometan la seguridad nacional, el orden público o afecten a la ética pública y los derechos y libertades del resto personas- no solo no están prohibidas, sino, están garantizadas por las leyes del Reino.

La memoria y el presente de Iqrit

El trabajo de Checkpoint 303 que probablemente consiguió mayor importancia en todo el mundo y influencia en los medios es The Iqrit Archivos (los ficheros de Iqrit), de 2015 , un álbum cuyo punto de inicio son, como escribió Sarah Irving en The Electronic Intifada, «canciones palestinas, poesía, historia y panoramas que se mezclan con los sonidos considerablemente más juveniles del drum and bass, el minimal techno y el electrónica ambiental».

Los palestinos de Iqrit, una ciudad ubicada en el norte de Galilea, en la frontera con Líbano, fueron expulsados ​​por soldados israelíes en 1948 con la promesa de que podrían regresar tras algunas semanas. Jamás se les dejó regresar y la mayor parte de las edificaciones fueron demolidos en 1951. Solo continúan la iglesia y el cementerio.

Vivir y trabajar en Arabia Saudí inconvenientes y ventajas

Vivir en Arabia Saudí, pros:

  • Multiculturalismo, personas de distintas orígenes, de varios orígenes, tixag_14) Seguridad y bajo índice de criminalidad, Arabia Saudí pertence a los países mucho más seguros de todo el mundo, con un índice de criminalidad increíblemente bajo. Los turistas y deportados pocas veces experimentan latrocinios, robos o asaltos violentos
  • Infraestructuras, las construcciones, las rutas, los centros de salud y los servicios básicos son buenísimos
  • Los costes de los recursos y servicios , comida, factura de la luz, gasolina, etcétera. tienen costos verdaderamente bajos
  • Compras, los centros comerciales de mucho lujo están en todas y cada una partes, con extensas chances para ir de compras, (que es un pasatiempo preferido de los saudíes), para todos y cada uno de los capitales
  • ) ) Buenos sueldos, su nivel es dependiente, no obstante, de tu trayectoria profesional. Ciertos ganan $500 por mes, otros $20.000. En todo caso, Arabia Saudí es de los mejores sitios de todo el mundo en concepto de ofertas de empleo y escenarios salariales
  • Sin impuestos, o sea una enorme virtud y asimismo una desventaja. Por el hecho de que, como expatriado, no tienes derecho a la atención médica ni a las academias públicas
  • Ocasión para progresar la lengua inglesa es el idioma oficial usado en el puesto.

Deja un comentario