que tienen que ver los mayas con la religion

Reconocido como el principal creador de la civilización maya, patrón y asegurador de las ciencias, la astrología y la escritura, Itzamná pertence a los dioses mayas viejos mucho más esenciales, popular como el dios del cielo y asimismo como el dios de la sabiduría . Con frecuencia representado como un adulto mayor sabio desdentado con nariz grande. Se le consideraba un constructor y sanador que asimismo podía resucitar a los fallecidos.

Existen muchas historias y mitos sobre él. Fue considerado un héroe cultural, por sus aportaciones al cultivo de maíz y cacao, la creación de calendarios y el hallazgo de la medicina. Mucho más historias cuentan que fue un sacerdote que creó la grandiosa localidad de Chichén Itzá y que causó los primeros letras y números (jeroglíficos) que sirvieron de cartas para la comunicación redactada en la zona.

Peculiaridades de la religión maya

Las primordiales peculiaridades de la religión maya fueron las próximas:

  • Fue un culto politeísta. Su panteón se encontraba que viene dentro por múltiples dioses y divinidades tutelares.
  • Creía que sus dioses estaban regidos por las leyes de la naturaleza y, por consiguiente, de la misma los humanos, padecían el correr del tiempo que los desgastaba. Solo las liturgias que los individuos hacían en su honor podían revertir esta situación y regresarles su vitalidad.
  • Confirmaba que un link de reciprocidad unía a los dioses con los humanos. De ahí que, si los dioses concedían favores como, por poner un ejemplo, un periodo de lluvias y buenas cosechas; los individuos, en remuneración, debían llevar a cabo liturgias y sacrificios en su honor.
  • Los dioses tenían la aptitud, según ciertos estudiosos, de fusionarse con otros dioses para accionar como uno solo. Además de esto, asimismo contaban con la aptitud de poner de manifiesto distintas puntos de su divinidad de manera sin dependencia. De esta forma, un mismo dios podía presentarse de distintas formas.
  • Como en otras religiones mesoamericanas, las grutas eran consideradas una entrada al inframundo, sitio de origen de la clase humana y estancia de ciertos dioses.
  • A lo largo de las liturgias religiosas, por norma general, se usaban psicotrópicos y bebidas alcohólicas para hallar estados de perturbación de la conciencia.
  • Ciertos mayas acostumbraban a realizar ofrendas de autosacrificio a los dioses perforándose las orejas o la lengua para obtener su sangre. En el postclásico, fue poco a poco más recurrente la práctica de sacrificios humanos, más que nada, de cautivos de guerra.
  • Los curas estaban organizados de manera jerárquica y cumplían distintas funcionalidades según con su rango.

Origen de todo el mundo según los Mayas

Los mayas aseguran que la creación de la tierra fue el resultado de una tormenta, el dios del viento y el cielo. El cielo y la tierra están unidos entre sí, sin dejar espacio a fin de que medren los seres vivos o las plantas. Para realizar espacio, se plantó un árbol de ceiba. El árbol arraiga en todos y cada uno de los escenarios del inframundo, y sus ramas medran en el planeta de arriba. El leño ha evolucionado para ofrecer cabida a animales, plantas y humanos. Según las opiniones mayas, los animales y las plantas aparecieron antes que los humanos. Los dioses no estaban satisfechos con los propios animales por el hecho de que no podían charlar por ellos. Desde ahí se transformaron en humanos para venerar a los dioses.

Localización geográfica de los mayas

La civilización maya llegó a alcanzar por una tercer parte de la zona mesoamericana.

Los mayas fueron un pueblo mesoamericano, esto es, que florecieron en el área cultural mesoamericana, entre las seis cunas de la civilización humana en nuestro mundo. Esta zona se prolonga desde el presente centro de México hasta Centroamérica.

Organización popular de los mayas

El rey, el sacerdote y el guerrero representaban a la clase gobernante maya.

La sociedad maya se encontraba dividida en conjuntos distinguidos por su origen, sus ocupaciones y su relevancia en la red social:

Deja un comentario