que religion tenian los romanos antes de ser cristianos

La pasión de Cristo (2004). Imagen: Icon Productions.

(Viene de la cuarta parte)

Fieles adoptando en el planeta de roma

Es en este contexto de crueldad hacia los huérfanos y pequeños no amigables en la Roma de los siglos II y III, que la iglesia pisó fuerte con el testimonio de Cristo en el precaución de los huérfanos. Los ejemplos son rebosantes en las cartas y documentos de los progenitores de la iglesia, de apologistas y de contenidos escritos de instrucción del ministerio de los primeros siglos.

Por servirnos de un ejemplo, Ignacio (35-108), en su Epístola a los esmírnios, nos ofrece prueba del sentir de la iglesia por el precaución de huérfanos. Exhortando a la iglesia, este padre de la iglesia afirma:

La enseñanza del Nuevo Testamento

Para comprender por qué razón los cristianos pensaban de este modo, sencillamente debemos ver el Nuevo Testamento. Pablo relata en múltiples de sus cartas el precaución que la congregación debía tener hacia las viudas que carecían de elementos. En la primera carta de Pablo a Timoteo, en el capítulo 5, hay un excelente ejemplo.

De esta manera, el trato del cristianismo a las viudas no era circunstancial. Siempre y en todo momento fue una práctica bíblica que la iglesia llevo a cabo desde hace tiempo. En el año 251, por servirnos de un ejemplo, exactamente en la mitad de la horrible persecución de Decio, Cornelio (?-253), el obispo de Roma, escribía a Fabio (?-256), obispo de Antioquia, cuyas iglesias estaban atendiendo “ aparte de 1,500 viudas y personas desprotegidas”.

¿cuál era la religión de los romanos antes de cristo?

Contenidos

  • ¿cuál era la religión de los romanos antes de cristo?
  • La religión romana en oposición al cristianismo
  • Qué religión tenían los romanos en la temporada de Jesús

  • Dioses de la religión romana
  • tixag_3) HERELLIA EN PALAU

    Vimos que el indicio de emperadores del siglo IV son eminentemente cristianos, pero hubo uno que llegó al trono deseando mudar la civilización y el foco de las religiones en el Imperio, y que revela bien la visión cristianopagana del poder ahora mismo: Julián (década del 360), llamado por los cristianos como «el Apóstata». Su gobierno fue corto y sus condiciones bien difíciles (por si acaso quiere arrimarse a su figura de una forma mucho más rápida, Gore Vidal escribió una novela sobre su persona, espesa pero llena de matices). Esencialmente Juliano, si bien dictamina otro edicto en pos de la independencia de cultos, acaba con un magno emprendimiento de restauración al paganismo -bastante fallido, por otro lado-. Efectúa precisamente exactamente las mismas medidas que habían tomado sus precursores en el campo ideológico: privar de base institucional y económica la fe contra la que luchaban (Mitchell, 2015: 189).

    Experiencias aparte, y si bien en el final del producto volveremos a mentarlo, resaltaremos tan solo un hecho que nos revela, de nuevo, que la civilización es bidireccional y que siempre y en todo momento hay “transfusiones culturales” aun en los enfrentamientos. Juliano fue un personaje criado en Oriente, conocía bien las filosofías que luchaban contra el cristianismo y le enfadaba el abandono de las viejas prácticas. De ahí que, logró unos enormes sacrificios -en balde- para regresar al paganismo institucional, pero, ¿de qué forma?

Deja un comentario