que relacion habia entre la religion romana y la griega

El pasado 5 de octubre se efectuó la charla virtual Disponibilidad y Lectoescritura: Abordaje de la lectura y la escritura en alumnos con discapacidad sensorial, al cargo de expertos de la Unidad de Educación Particular del Área de Atención a la Variedad, DEG-MINEDUC.

Esta charla tuvo como propósito dar elementos que dejan estimar el desarrollo de lectura y escritura como un desarrollo dinámico con extensas opciones de diversificación de formatos, métodos y elementos al servicio de pequeños, pequeñas y jóvenes con diversidades sensoriales como discapacidad visual, auditiva o sordoceguera. Se percató de aquellas peculiaridades propias de la condición de la gente ciegas, suecas o sordociegas y de qué manera influyen en las y los alumnos las creaciones sociales y las propias creaciones que definen su identidad, tal como las barreras para la comunicación, participación y el libre tráfico en el ambiente y en los distintos contextos. Como sucede en el contexto educativo, que en ocasiones levanta barreras que afectan a la participación y el avance en la trayectoria didáctica de esta población escolar.

¿Cuáles eran las primordiales diferencias entre los helenos y romanos?

Grecia y Roma, 2 de las considerables civilizaciones que compartieron una gran parte de su tiempo habitante de manera paralela: al paso que en el año 753 a. empezaban en Roma las monarquías, en Grecia se ponían por escrito las proyectos de Homero: La Iliada y la Odisea.

Grecia fue finalmente incorporada al imperio de roma en el año 145 aC. después de ser derrotada en Corinto. Pero pese a la unificación entre las dos, los enfrentamientos entre Roma y Grecia continuaron alén de la histórica guerra.

Dioses y diosas helenos

La religión de los helenos y de los romanos es exactamente la misma religión, siendo la griega la madre y la romana la hija. Sería un fallo estimar a Rómulo como el padre de la religión de los romanos. Él la trajo de Alba y Alba la había recibido de los helenos. Los críticos que impugnan la llegada de Eneas a Italia no niegan que, aun antes de la guerra de Troya, los arcadios bajo Oenotrus, los palantinos bajo Evandro y los pelagianos llegaron con sus dioses a Italia. De esta manera, sin recurrir a Eneas, la religión griega halló su nacimiento en Roma. Remo y Rómulo, antes de poner la primera piedra, festejaron las Lupercales según la práctica de Arcadia y la institución de Evandro, y en el momento en que la localidad recibió a sus ciudadanos, Rómulo comenzó con el culto a los dioses, consagró santuarios, levantó altares, estableció fiestas y sacrificios, tomando de la religión griega todo lo destacado de ella.

Además de esto, los monumentos testimonian ya hace bastante tiempo en Roma y en el resto ciudades de Italia un altar erigido en Evandro en la colina del Aventino, otro en Carmenta, su madre, cerca del Capitolio; sacrificios en Saturno según el rito heleno; el templo de Juno en Fateras moldeado sobre el de Argos, y el culto que se le parecía. Estos monumentos y muchos otros, varios de los cuales había visto a Dionisio de Halicarnaso, le llevaron a decir que Roma era una localidad griega.

HERELLIA EN PALAU

Vimos que el indicio de emperadores del siglo IV son primordialmente cristianos, pero hubo uno que llegó al trono deseando mudar la civilización y el foco de las religiones en el Imperio, y que revela bien la visión cristianopagana del poder ahora mismo: Julián (década del 360), llamado por los cristianos como «el Apóstata». Su gobierno fue corto y sus condiciones bien difíciles (por si acaso quiere arrimarse a su figura de una forma mucho más rápida, Gore Vidal escribió una novela sobre su persona, espesa pero llena de matices). Esencialmente Juliano, si bien dictamina otro edicto en pos de la independencia de cultos, acaba con un magno emprendimiento de restauración al paganismo -bastante fallido, por otro lado-. Efectúa precisamente exactamente las mismas medidas que habían tomado sus precursores en el campo ideológico: privar de base institucional y económica la fe contra la que luchaban (Mitchell, 2015: 189).

Experiencias aparte, y si bien en el final del producto volveremos a mentarlo, resaltaremos tan solo un hecho que nos revela, de nuevo, que la civilización es bidireccional y que siempre y en todo momento hay “transfusiones culturales” aun en los enfrentamientos. Juliano fue un personaje criado en Oriente, conocía bien las filosofías que luchaban contra el cristianismo y le enfadaba el abandono de las viejas prácticas. De ahí que, logró unos enormes sacrificios -en balde- para regresar al paganismo institucional, pero, ¿de qué manera?

Deja un comentario