que es el espiritu santo en la religion catolica

En Pentecostés, la Iglesia Católica festeja el acontecimiento en el que el Espíritu Santurrón, enviado por el Hijo, baja sobre la Muy santa Virgen María y los Apóstoles (cf. Hechos de los Apóstoles 2).

Desde ese instante, los Apóstoles son capacitados para arrancar la misión de evangelización a todos y cada uno de los pueblos y naciones, realizando partícipe a la raza humana entera del mensaje de la salvación.

El Magisterio y la autoridad de la iglesia para instruir

Falso. Lamentablemente, la luz del Espíritu Santurrón no es la única predominación sobre nuestro pensamiento. El planeta nos descarga regularmente su publicidad por medio de los establecimientos académicos, de la industria del diversión y de los noticiarios. Lo que Pablo llama “la carne”, la persistente herida del pecado original, distorsionando nuestro comprensión. Por otra parte, poseemos al Engañador que nos murmura ingeniosas patrañas, de la misma lo logró con Eva. Por consiguiente, asimismo tenemos la posibilidad de confundir una de estas voces con la voz del Espíritu Santurrón.

El término «Magisterio» es sencillamente una palabra del latín que usamos para referirnos al departamento oficial de enseñanza ejercido en todos y cada temporada por los sucesores de los apóstoles, los obispos de la Iglesia en unión con el Papa , el sustituto de Pedro. A lo largo de su ordenación, el Espíritu Beato les entrega el carisma de liderazgo para asesorar y educar al Pueblo de Dios.

Discernir lo que viene de Dios

El apóstol Juan nos ofrece un método de discernimiento: «Estimados, no se fíen de cualquier espíritu, sino más bien examine si los espíritus vienen de Dios, ya que varios falsos profetas han salido al planeta. Va a poder saber el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa Jesucristo, venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios; este es el del Anticristo. El que habéis oído que vendría; ya que bien, ahora está en el planeta. Nosotros, hijos míos, sois de Dios y los habéis vencido. Ya que lo que está en nosotros es mucho más que lo que está en el planeta. Ellos son de todo el mundo; de ahí que charlan según el planeta y el planeta les escucha. Nosotros somos de Dios. Quien conoce a Dios nos escucha, quien no es de Dios no nos escucha. En esto conocemos el espíritu de la realidad y el espíritu del fallo» (1Jn 4, 1-6).

Para Juan, al Espíritu de la realidad le corresponden las próximas funcionalidades: instruir y lograr que se recuerden las expresiones de Jesús; ofrecer testimonio del Hijo, lo que significa al unísono: seducir al planeta de su pecado de incredulidad y evaluar al señor de todo el mundo.

El Espíritu Santurrón y la Virgen María

Él preparó a María con su felicidad. María, «llena de felicidad» a la Madre de Aquel en quien «radica toda la plenitud de la divinidad corporalmente».

María la Divina Gracias efectúa el designio benevolente del Padre. La Virgen interpreta y da luz al Hijo de Dios por obra del Espíritu Beato. Su virginidad se transforma en fecundidad única por medio del poder del Espíritu y de la fe.

¿De qué forma actúa?

  • Es el donador de la vida.
  • Es a los profetas ahora los guías del pueblo elegido.
  • Inspira a los escritores sagrados de la Biblia.
  • Jesús nace por obra del Espíritu Beato.
  • Baja sobre Jesús en su Bautismo.
  • Transporta a Jesús al desierto.
  • Está siempre y en todo momento que se encuentra en la vida de Jesús.
  • Jesús se lo da a los apóstoles para perdonar los errores.
  • En la ascensión lo asegura a los apóstoles.
  • El Espíritu Beato baja sobre los apóstoles en Pentecostés.
  • Está presente claramente al comienzo de la Iglesia, escogiendo y mandando misioneros. Es la Iglesia del Espíritu Beato.

El Espíritu Beato tiene la misión divina de santificar y conducir a la Iglesia. Asesora de forma particular al Papa a fin de que sea eficaz (que es imposible confundir) en el momento en que proclama la doctrina de manera oficial, o sea, exchatedra, desde la silla, como profesor de la Iglesia.

Deja un comentario