prohibicion de la carne de cerdo en la religion musulmana

Esta prohibición responde, primeramente, a causas religiosas. El consumo de cerdo está contraindicado en el Corán. Partiendo de este suceso, tenemos la posibilidad de añadir una secuencia de argumentaciones que justifiquen o expliquen este suceso, desde el contexto de la civilización en el que aparece el islam hasta fundamentos relacionados con la salud alimenticia o la estabilidad personal.

Precisamente, esta pregunta se encuentra dentro de las mucho más recurrentes en relación a las prácticas que se relacionan con la religión musulmana. Nos llama la atención que, en una cultura como la nuestra, donde vino y cerdo han formado una sección esencial, sean alimentos prohibidos en la nutrición islámica.

Los Judíos y el cerdo

Como sucede con la mayor parte de los rituales, no tenemos la posibilidad de decir con seguridad cuál es su concepto. La evasión de estos rituales tiene la posibilidad de tener múltiples significados o quizás no posee ninguno.

La función primordial de varios rituales es hacer identidad, así sea religiosa, étnica o de otro tipo, y quizás no tengan otro concepto inseparable, o por lo menos no uno claro.

Qué es haram en el islam

El islam es una religión mundial que se produjo en Oriente Medio en el siglo VII de nuestra era* La práctica precisamente un quinto de la población mundial. Los musulmanes piensan que solo hay un Dios (Alá) y que Mahoma es su profeta. A pesar de que los musulmanes adoran a Mahoma, no lo adoran. Los musulmanes piensan que más allá de todos dependen de Alá. Todos y cada uno de los musulmanes, de cualquier raza, son integrantes de una red social famosa como la ummah.

Los musulmanes agradecen la intimidad o un espacio relajado a lo largo de las horas de oración, y tienen que ver hacia La Meca (Qibla, en el sureste en Reino Unido). La sección sobre el lavado y limpieza cubre las pretensiones de higiene similares con esta práctica.

En el Corán se puede leer el parágrafo siguiente: 

“Les están vedados el mortecino, la sangre, la carne de cerdo y todo cuanto haya sido sacrificado con la invocación de un otro nombre que no sea el de Dios; los animales estrangulados, los ultimados a golpes, los fallecidos gracias a una caída o cornada, los atrapados por una fiera –salvo que haya sido sacrificado ––, y los cobrados por las flechas (a la caza), pues o sea una profanación”.

Entre los judíos, como una parte de sus reglas sobre la nutrición kosher, en el Viejo Testamento está esta sentencia: “Nada abominable vas a comer”.

Deja un comentario