primer dia de clase de un profesor de religion

Convendrán conmigo que la tan cuestionada Red por distintos fundamentos, se transforma para los enseñantes en un increíble repositorio de elementos educativos, ciertos verdaderamente importantes. A lo largo de todo el año -entre otras muchas cosas, la Red deja el autoaprendizaje las 24 h del días, cubriendo los 365 días del año- profesores y instructores apelan a páginas y weblogs para hallar elementos para los estudiantes. Singularmente en estos días de comienzo de un nuevo año académico muchos son los que rastrean Internet para buscar ocupaciones para las primeras jornadas de clase.

Hay de todas las clases y escenarios. Juegos de presentación, pruebas iniciales de nivel, material para la organización del curso… Como botón de exhibe aconsejamos las próximas. Si conoce alguna que merece la pena, solo debe añadirla a los comentarios.

Consejos para enseñantes en el primero de los días de clase.

Los consejos que voy a dar ahora nacen de lo que yo llamo la biografía de la experiencia. Son consejos que nacen del día a día, que nacen de la pasión hacia la profesión con la capacidad de hacer otras profesiones, que brotan del fallo, que se nutren de determinación y actitud. Pues educar no es una cuestión de suerte, sino más bien actitud.

Aquí tenéis los consejos que daría a un enseñante minutos antes de ingresar en un sala el primero de los días de clase:

Maestra todoterreno

Se lo pasan bien en partes iguales maestra y estudiantes. Por el hecho de que lo propio es vocación. Ella es una maestra todoterreno, y no solo a fin de que se mueva en este vehículo, sino más bien por el hecho de que, como varios profesores de la asignatura, se desplaza a múltiples centros para comunicar con los pequeños la vocación, para la que fué “mandada” , como ella misma afirma. Los estudiantes del Badiel la distribuyen con el Instituto Alvar Fáñez de Minaya, asimismo en Guadalajara, y el Cristo de la Promesa, de Marchamalo. “Cada día estoy mucho más contenta con esta profesión. A principio de curso el obispo nos distribución la misión preceptiva y eso quiere decir que no nos encontramos aquí pues la hayamos escogido, sino más bien pues nos han enviado. Y no puedo estar mucho más contenta”, enseña esta gaceta entre clase y clase.

La clase prosigue con los estudiantes de 3º de Principal. Una ficha con un laberinto donde el pastor debe hallar a su oveja es la próxima actividad. Una vez logrado, toca jugar nuevamente. El pastor debe, con los ojos vendados, localizar a la oveja, que transporta un cascabel. ¿El resto? Árboles y piedras que complican la labor. Y en el momento en que el pastor halla a su oveja: una celebración. Tras el revuelo, los estudiantes vuelven a su ubicación, por el hecho de que toca meditar qué desea instruir a Jesús con la parábola de la oveja. “Que debemos querernos igual y que Dios se preocupa por todos”, asegura una pupila. «Pero qué logró Jesús en el momento en que halló a la oveja», participa la maestra. «La abrazó y no la castigó, sino la excusó», dice una pequeña. «Exacto, Jesús nos significa que Dios se preocupa por todos nosotros y siempre y en todo momento nos disculpa», recalca la maestra.

Deja un comentario