prihibicion de toda religion en los paises de la urss

De los varios autores de ensayos y biografías de Simón Bolívar que han formado una parte de mis lecturas, ninguna se detiene a investigar su calidad de librepensador, materialista y ateo, aspecto trascendente que distingue y exalta su pensamiento. ¿Por qué razón omitir un aspecto tan esencial? ¿Por qué razón no ofrecerle la trascendencia que tiene ese atributo propio de la personalidad? ¿Responde la actitud de biógrafos y investigadores a las conveniencias, mitos, opiniones religiosas que dominan en esta sociedad, a propósito, muy adepta al alegato que exalta la independencia?

Vale preguntar ¿A qué independencia mencionan? ¿A qué independencia le cantan alabanzas? Oooh independencia, ¡cuánta servidumbre se efectúa en tu nombre! ¿Se puede charlar de independencia sin resolver antes la contradicción entre independencia y Fe, Razón y Fe? Condición importante para hallar la unidad de el intelecto.

Glásnost

Con las políticas de glásnost, Gorbachov procuró calmar las tensiones políticas internas y abrir puertas hacia la democratización del país: Se dejó la crítica de los gobernantes de gobierno y una independencia mucho más grande para diseminar información. También se le quitó poder al Partido Comunista en el sistema legal soviético. Las políticas de glásnost tuvieron mayor encontronazo que la perestroika, puesto que eran considerablemente más concretas en el intento de ingresar un estado democrático, apoyado en la ley y las libertades civiles aseguradas, lo que se encontraba diametralmente en oposición a la dictadura soviética, según apuntó el historiador Eric Hosbbawm.

Con la introducción de las políticas de glásnost se brindaron novedosas libertades a los ciudadanos, como una mayor independencia de expresión y religión. Este fue un cambio extremista, ya que el control de la palabra y la opresión de las críticas por la parte del gobierno había sido una sección central del sistema soviético.

La Iglesia ortodoxa rusa contra el liberalismo occidental

Pocas son las explicaciones que se tienen la posibilidad de hallar en la prohibición de un conjunto espiritual pacifista, prácticamente irrealizable de radicalizar por su hermetismo y sin haberlo hecho pruebas definitivos que argumenten su extremismo o riesgo para la sociedad. Dado que los presentes de Jehová no voten, no sirvan a las Fuerzas Armadas y se nieguen a formar parte en celebraciones nacionales es posible que haya hecho suponer al Gobierno ruso de sus pretenciones y los haya encasillando como prooccidentales y una amenaza para el control del Gobierno y la estabilidad a nivel político. No obstante, este pensamiento sería mucho más propio de una religión o colectivo con una predominación desafiante en la sociedad rusa; de los mucho más de 114 millones de pobladores rusos, solo 117.000 son presentes de Jehová.

El dominio de la Iglesia ortodoxa rusa en la política de Putin hace aparición como la explicación mucho más posible a esta prohibición. La Iglesia ortodoxa vió en las opiniones de los presentes una fuente de desvío de lo que piensan los valores reales cristianos. Esta posición no es novedosa: ahora la dejaba ver a lo largo de la prohibición de la Iglesia de la Cienciología; bajo su punto de vista, impedía a la gente disfrutar de sus libertades.

Deja un comentario