porque para marx la religion es el opio del pueblo

Si bien tanto Kant, Herder como Feuerbach habían tratado el tema, desde el año 1843 se realizó conocida la oración de Carl Marx, asimismo atribuida a Engels, que apareció en una publicación sobre la crítica del derecho de Hegel, en el sentido de que: “la religión es el opio del pueblo”. A esa expresión se le brindaron muchas interpretaciones. El opio, una substancia usada, más que nada en esta temporada sin limitaciones, era y es una suerte de somnífero. Un adormecedor. Un calmante. Desde el año 1960, más que nada tras la caída de la dictadura trujillista, en el momento en que la generación a la que pertenezco comenzó a escarbar en libros y también idóneas, comenzamos a oír aquella oración usada entonces por ciertos pseudo-marxistas, que sin investigar -intensamente el contenido , repetían estos slogans pretendiendo saber los que, siendo antitrujillistas, revolucionarios, luchadores por la independencia y la justicia popular, pertenecían a alguna organización cristiana, de origen católico o confesional. Sobre la proposición de que la religión es el opio del pueblo, para bastantes no había nada pecaminoso, vergonzoso o vejatorio. Pues se refería que de alguna manera a la religión, a las iglesias oa las opiniones espirituales, se puede localizar un antídoto para apaciguar los sufrimientos, las injusticias, la persecución, la desesperación, los tormentos ocasionados ​​por fenómenos de cualquier índole. Pero más que nada, la creencia o fe en la promesa de Jesús de que tras la desaparición va a haber paz y felicidad. Pero al lado de la Perestroika y el muro de Berlín se desmoronó este eslogan. No obstante, en la medida en que las diferentes entidades y organismos de todo el mundo y nacionales que concurren a nuestra “actualizada” sociedad, se marchan distanciando de los principios que modelan las formas de proceder humanas, más que nada religiosas o de opiniones, mandan peores mensajes. De un tiempo a esta parte, una corriente “Modernista”, como es lógico con el acompañamiento de enormes potencias y tristemente de ámbitos de poder locales, se ha empeñado en desprestigiar, no solo la religión católica, sino más bien asimismo otras de origen católico. Orquestando proposiciones que al fin y al cabo no procuran otra cosa que la de romper todo muro de contención ética. Desprestigiando a las iglesias y todos y cada uno de los que le sirven de sustentación, incrementan la aptitud de accionar a la libre.

islam

Imponer reglas. Detallar cánones a su antojo. Dejarlo y dejarlo pasar. Todo lo mencionado, si se examina sin pasión, cargados de objetivos materialistas. Para Marx la religión era un calmante, pero el capitalismo insaciable y mortal que solo cree en el dinero y el poder, quiere eliminar todo cuanto simbolice espiritualidad, familia, patriotismo, amor, paz, igualdad. Utilizando el periodo de Navidad, es requisito efectuar mucho más sacrificios para preservar, resguardar y hacer mas fuerte las tradiciones. La iglesia o las iglesias. Pues pese a cualquier mala acción de ciertos religiosos, sirven de muro de contención a las pasiones, materialismo y todo cuanto pretenda romper los esquemas que enseñan idóneas espirituales, morales y conductuales. Debemos sostener de forma permanente vivo el pensamiento de Jesús. Corregir fallos. Imitarlo. Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo. [email protected]

Deja un comentario