porque mejora la esperanza de vida en la religion

Que las opiniones religiosas asisten a enfrentar los instantes bien difíciles de la vida es algo que se conoce, que la fe y las frases favorecen tener menos agobio y admitir mejor los tratamientos asimismo, pero hasta qué punto influye la religión en nuestra salud?

Una investigación sobre la relación entre la oración y la salud, anunciado en la gaceta Journal of American Board of Family Medicine, declara que la práctica de deporte, los fármacos para achicar el colesterol y la actividad religiosa puede acrecentar la promesa de vida entre tres y cinco años. En este sentido, Francisco Gil, coordinador de la Unidad de Psicooncología del Centro Catalán de Oncología de Barcelona, ​​opina que:

EL DOLOR Y LA NOCHE PASARON

Fotografía: pixabay.com | por Free-Photosk

Puedo mencionar que una gran parte de lo que me logró redactar en este libro fue escrito en una cama de hospital y, mientras que me recobraba de una cirugía, desde mi cama en el hogar. Ni mi compañero de autoría, el dr. Julián Melgosa, sabía, puesto que sostuve la información limitada a un pequeño conjunto de amigos y familiares que suplicó bastante por mí. De un instante a otro me diagnosticaron lo que parecía ser un tumor, un nódulo de 2 centímetros que precisaba ser eliminado inmediatamente para valorar su naturaleza: si malvado o benigno. Ni que decir tiene: mi vida cambió de pronto. Yo, que jamás precisó someterme a cualquier trámite médico mucho más grave, podía tener cáncer. Hospitalización, batería de pruebas y programación de la fecha de cirugía.

Cuanto mucho más espiritual mejor

Tras clasificar asimismo el género de afiliación, el estudio concluye que las ocupaciones como el voluntariado o los trabajos sociales son causantes de un 20% de este incremento, o sea, que dan cerca de un año mucho más de vida. En cambio, la pertenencia a un conjunto espiritual, y una vida activa en la parroquia con asistencia recurrente a esta, es la auténtica responsable del alargamiento, agregando en torno a 4 años.

La conclusión del estudio es, por consiguiente, que la religión tiene la posibilidad de tener un papel primordial en el alargamiento de la vida. No obstante, agregan un parágrafo, en el que comentan que más allá de que no se demostró que una vida espiritual prolongue la vida -puesto que no es algo que se logre medir- la pertenencia a una confesión religiosa incita la vida en conjunto, lo que en el momento de la patología ciertamente puede ser útil al enfermo para combatir de manera mucho más eficiente contra la desaparición y, al final, extender su historia.

Deja un comentario