no la salvo ni el dinero ni la religion

Tal día como el día de hoy, 11 de septiembre de hace unos años, como todos entendemos, sucedió un acontecimiento que nos afectó a todos: Isaac II Ángelo aniquila a Esteban Hagiocristoforitas y hace un llamamiento al pueblo, resultando la revuelta que depuso Andrónico I Comneno ubicando a Isaac en el trono del Imperio Bizantino.

No. Esto no era. Vuelvo a procurarlo.

Estefani Jazmín Hernández Domínguez, Amiga de Aracely

Conozco Aracely ya hace mucho más de diez años, hoy en día es mi compañera de clase y estudiamos exactamente la misma licenciatura en comunicación y cultura en la Facultad Autónoma de Localidad de México. Las dos somos mamás y he visto su transición durante este tiempo y todos y cada uno de los avatares que tuvo. Hoy día la veo mucho más apacible. No podía creerme en el momento en que me mencionó que pensaba mudar de religión y que se encontraba totalmente persuadida de entrenar el islam. Como todas y cada una la gente que disponemos poco conocimiento respecto a esta religión, la primera cosa que se me vino a la cabeza es terrorismo y caos. Mi islamofobia no me dejaba ver alén de lo que conocemos mediante los medios. Mi amiga me abrió los ojos en relación a lo que significaba el islam y que los terroristas, que nos muestran en televisión son conjuntos pequeños y apartados que en la mayoría de los casos son incultos que solo obedecen a los intereses de quienes verdaderamente desean hacer horror en el planeta. El auténtico Islam es una religión fundamentada en el cariño hacia la raza humana y la compasión. En lo personal cambié mi forma de ver el islam y la gente que lo practican.

Mi madre siempre y en todo momento fué un individuo muy dadivosa y empática, siempre y en todo momento preparada para asistir poniendo los intereses del resto sobre los suyos pero por esta situación siempre y en todo momento se vió en ocasiones de duda meditando si la persona ha que emplear esta asistencia en sí. Reitero que no alguno se atreve a ofrecer una mano desinteresadamente a el resto, desde el instante en que conoció al islam todas y cada una estas inquietudes desaparecieron. Veo a mi madre mucho más permanente anímicamente aun en las ocasiones mucho más desfavorables, ella siempre y en todo momento ve el lado positivo, si bien en ocasiones no puede eludir plañir en el momento en que no puede contribuir a alguien, afirma que Dios escucha la oración y solicita por el confort de estas personas.

Deja un comentario