no hay estatuas en la religión ortodoxa hay íconos

La tradición cristiana refiere que, a lo largo de su sendero a la crucifixión, Jesús se halló con una mujer llamada Verónica, quien le enjugó la cara con un harapo y prodigiosamente la cara de Cristo quedó grabado en la lona. Si bien no se relata en los Evangelios preceptivos, para la Iglesia Ortodoxa el velo de Verónica es considerado el primer icono —del heleno bizantino εικόνος, eikonos, ‘representación, imagen’— sagrado, y por consiguiente justifica una secuencia de prácticas fundamentales para esta rama del cristianismo. La Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa –o Iglesia Ortodoxa Oriental– pertence a las tres ramas primordiales del cristianismo, adjuntado con el catolicismo y el protestantismo. Tiene entre 250 y 300 millones de leales y se predica en Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Georgia, Rumanía, Serbia, Bulgaria y Grecia. Su doctrina es afín a la de la Iglesia católica, y ha que viene dentro distintas tradiciones griegas, rusas, eslavas y de Oriente Medio. La Iglesia ortodoxa tiene su origen en la predicación de los apóstoles en la parte oriental del Imperio De roma -donde se charlaba heleno- y tuvo su temporada de esplendor a lo largo del Imperio De roma de Oriente, que se estableció en el siglo IV d. con capital en Bizancio o Constantinopla —en el presente Estambul—, y terminó con la toma de Bizancio por los musulmanes en 1453. Entre las funcionalidades de los iconos es poner al practicante ortodoxo en predisposición de rezar, con lo que se piensan un poderoso medio por el que se alaba las figuras divinas. Los ortodoxos afirman que el culto a los iconos no es una manera de idolatría sino más bien de veneración a la persona divina que representan. Para ellos, estas imágenes religiosas son ventanas en el reino de Dios, impresiones de los arquetipos divinos. Desde el criterio teológico, la alabanza a estos temas religiosos debe ver con el milagro del velo de Verónica, una imagen que los rusos practicantes llaman «la imagen que no fue llevada a cabo con manos» —o Acheiropoíeta, del heleno αχειροποίητα— . Aun el desarrollo de producción de las imágenes está íntimamente relacionado al rito litúrgico: antes de iniciar, los pintores —que en la mayoría de los casos son frailes— se santifican a través de ayuno y penitencia. Prosigue leyendo sobre los iconos ortodoxos en Algarabia 99, con un Dossier destinado a Rusia.

Deja un comentario