los tribalismos de estados unidos raza ideología y religión americanah

Pablo Malo, psiquiatra y especialista en psicología evolucionista, cultiva desde hace unos años la práctica de comunicar medites y productos científicos en Twitter y en su blog, Evolución y Neurociencias. Forma una parte del comité organizador de un acontecimiento que se festejó a lo largo de tres años seguidos en Bilbao, la Día Nacional de Evolución y Neurociencia, interrumpido gracias a la pandemia y que va a contar con una edición nueva en 2022. Termina de difundir Los riesgos de la moralidad. Pues la ética es una amenaza para las sociedades del siglo XXI (Deusto), y hablamos con él sobre ciertas cuestiones mucho más atrayentes que relata en su libro.

Este libro podría haberse que se titula asimismo Los inconvenientes de la racionalidad, en el sentido de que es la herramienta a través de la que nos convencemos de que hacemos lo acertado en el momento en que actuamos mal?

Fundamentalismo identitario y hostilidad racial en los campus de EE.UU.

Lo que acostumbraba a considerarse una crisis de independencia de expresión en los campus de élite estadounidense, con sus escraches y sus códigos del lenguaje, sus ‘espacios seguros’ y sus observaciones de contenidos sensibles, está cristalizando en una sólida ortodoxia identitaria. Varios de los campus mucho más distinguidos de los estados demócratas empiezan a enseñar los aspectos de pequeños regímenes fundamentalistas. Guiados por una teoría que no deja la duda y al abrigo de la indignación liberada por casos como el homicidio de George Floyd, sus rectorías han desarrollado comités poderosos, ideologizado los temarios e inclusive ordenado confesiones públicas de prejuicios raciales. Un tiempo dogmático que, como tal, no acepta herejías. Herejías como la de Jodi Shaw y Aaron Kindsvatter.

Con sus casos, inauguramos una serie sobre de qué manera esta ideología, que acostumbra manifestarse bajo los nombres de ‘teoría crítica racial’, ‘movimiento de la justicia popular’, ‘antirracismo’ o, mucho más simplemente, ‘wokism ‘, se fué forjando en las universidades progresistas y se ha desperdigado después por la civilización y las instituciones de EEUU. Este capítulo, destinado a las universidades y compañías, servirá de introducción. En el segundo, observaremos cuál es el origen de este credo, por el hecho de que ha cuajado en este momento y pues es criticado por los veteranos de los derechos civiles. El tercero va a ir destinado a su desembarco en las academias primarias, y el cuarto, a las ideas que brotan para contrarrestarlo.

Deja un comentario