lo q sde verdad importa critica religion en libertad

La directiva israelí Elite Zexer ha comenzado en el extenso film con esta película que se presentó en la Sección Oficial del último Festival de Valladolid. Estamos frente a una obra mucho más, y jamás están de más, en un caso así que viene de Israel, que exhibe la pésima situación de falta de independencia y dignidad que aguantan las mujeres en demasiadas unas partes del mundo. El largometraje se lleva a cabo en una red social beduina del sur de Israel, de economía misérrima, que deja la poligamia, al hombre, naturalmente, que acepta a los maridos que expulsen a sus mujeres del hogar familiar en el momento en que les semeja y que prosigue apostando por la figura del paterfamilias, aquel que escoge sobre el destino de sus hijas, independientemente de los intereses personales de estas últimas. Y eso, a pesar de que se intente, afirmemos, disimular el tema aceptando el ingreso al planeta educativo de las mujeres, si bien en lo personal, se nos escapan las causas, dado el futuro que les espera, este de la sumisión absoluta al hombre, sin más ni más labor que la de encargarse de su confort personal (el del hombre, como es natural), sosteniendo limpias las estancias donde viven, y atentas que vayan vestidos apropiadamente y bien alimentados.

Si bien no es común la situación de preocupación extraña por las condiciones de vida en las que se lleva a cabo la presencia de estas comunidades, en un caso así, una directiva israelí se ha ocupado en enseñar en su cotidianeidad la verdad de un pueblo beduino ubicado en el sur del país, un pueblo palestino que se considera ocupado, y que sus máximos sacrificios se centran en la pelea contra la colonización, y no exactamente en la guerra, rebelión o intento de modificación de la situación donde están las mujeres, inconcebible para ojos occidentales. Y lo mucho más lamentable, por afirmaciones de la actriz personaje principal, Lamis Ammar, de origen palestino, es que el estado de hoy de métodos y prácticas se acepta con normalidad por la parte femenina, e inclusive se comprende y está natural el predominio de los hombres, su poder en oposición al destino y evolución escencial de las mujeres. Y eso, exactamente, semeja reflejar la película, a cuenta de unos segundos festejos nupciales, un horror donde la previo mujer, ahora vieja y utilizada, debe pasar por la degradación de acoger a la recién llegada, joven y pomposa , aparte de aguantar el movimiento físico para aclarar el hábitat a los nuevos enamorados; y seguidamente, como producto de las reacciones de una hija rebelde que pone algunas adversidades a eso que ahora sabe que debe admitir, si bien no le apetezca lo mucho más mínimo.

religión

Es una muchacha que, aparentemente, ha recibido una educación, no es inculta, sabe leer y redactar, aparte de haber debido estudiar o comprender que hay algunos derechos mínimos básicos por los que debe lucharse, a la mínima ocasión presente. ¿O qué se enseña en las academias de ese país? El tema no es baladí, y nos preocupa.

“NO ACEPTO”

Una estudiosa que incluyó a la Iglesia Universal del Reino de Dios en sus estudios de doctorado -y que solicitó a CIPER no descubrir su nombre- detalla los métodos que usa en su iglesia el obispo Edir Macedo como “pragmáticos y modernos”, por el hecho de que evitan, por poner un ejemplo, fatigar a los feligreses con las lecturas de la Biblia que necesitan ser razonadas y también interpretadas.

Ahora en 1991 el períodico Folha de Sao Paulo publicaba un testimonio de Macedo que ilustraba el “no acepto” que se reitera todos los días en los santuarios de la IURD en el mundo entero, en uno no admitir para volcarse a la fe: «Mi segunda hija nació con labio leporino. Padecí, gimé. Ella no fue una alegría, fue una tristeza, una agonía. Decidí que iría a comunicar al Dios que me fue revelado».

Deja un comentario