las variedades de la psicología de la religion james

En una sucesión de charlas editadas bajo el título Variedades de la experiencia religiosa (1902), William James procura argumentar el fenómeno espiritual desde una visión sicológica y pragmática. La metodología de su análisis, por consiguiente, no es metafísica, no procura dilucidar al creador estadounidense si el hecho espiritual remite a algo real sino saber la activa y la economía psíquica del fiel. Asimismo se sopesan en estas medites las secuelas vitales que cambian el accionar de quienes adoptan este género de opiniones. William James determina en sus primeras páginas su campo de estudio. Primeramente, deja de lado el estudio de lo eclesiástico, o sea, del cuerpo doctrinal y ritual que se específica en una iglesia o culto. Para James ese modo de religiosidad es secundario y en dependencia de la experiencia religiosa en sí que es especial; el cuerpo de fieles de una cierta fe religiosa conduce tanto a la experiencia como a la creencia a los auténticos autores del hecho espiritual: profetas, santurrones, místicos, etcétera. ¿Qué aspectos sicológicos podemos encontrar recurrentemente en estos desarolladores religiosos?

“… estos genios religiosos de manera frecuente enseñaron síntomas de inestabilidad inquieta. Probablemente, mucho más que otro género de genios, los líderes religiosos estuvieron sujetos a vivencias psíquicas anómalos. Fueron invariablemente tomados de una sensibilidad sensible exaltada; recurrentemente asimismo tuvieron una vida interior desacuerda y padecieron de melancolía a lo largo de una parte de su ministerio. No tienen medida y son propensos a obsesiones y también ideas fijas. Con frecuencia entraron en éxtasis, oyeron voces, tuvieron visiones o presentaron toda clase de características clasificadas ordinariamente como patológicas.”

¿Qué es la religión según William James?

Comenzamos con los 2 puntos mucho más esenciales de la religión: institucional y personal. La religión institucional supone sistemas de participación religiosa que de forma frecuente se fundamentan en la civilización donde medramos. La manera en que enfocamos ocasiones como entierros, nacimientos, mayoría de edad y otras que se han considerado esenciales a nivel histórico y antropológico, tienden a ser resultado de la práctica y de la sociedad donde nacimos.

James protege que varios de estos elementos acostumbran a tener poco concepto para nosotros, y que son mucho más resultado de proseguir los estándares a los que nos encontramos familiarizados que de cualquier otra cosa. De ahí que, William James diferencia entre lo que llama la religión a nivel institucional y de sociedad, de la religión personal, y cree que esta última es la fuente de nuestras convicciones mucho más profundas, las cosas que tenemos en cuenta como verdaderas y que actúan como nuestro compás escencial.

Deja un comentario