las grandes religiones del mundo y sus elementos particulares

La presencia universal de las tradiciones religiosas –en su pluralidad de teologías, cultos y diversa inserción popular– frecuenta aducirse como una prueba de que ciertamente hay un Dios que, en algún modo, está en el fundamento de todas y cada una ellas. No obstante, hay un enfoque distinto que llega, por contra, a la conclusión de que la presencia de las religiones es una prueba de la poca posibilidad de que un único Dios que existe hubiese propiciado una pluralidad tan contradictoria de religiones.

Peculiaridades de la religión

La religión muestra una secuencia de especificaciones que, en su grupo, la distinguen de otros sistemas de opiniones (como la filosofía o la política). Estas especificaciones son:

  • La creencia en la presencia de algo sagrado. Por servirnos de un ejemplo, dioses u otros seres sobrenaturales.
  • La distinción entre elementos y espacios sagrados (la imagen de una divinidad, un templo) y elementos y espacios profanos.
  • La realización de actos rituales centrados en elementos y espacios sagrados. Por poner un ejemplo, frases, liturgias.
  • La presencia de un código ética que se considera origen sagrado o sobrehumano. Por poner un ejemplo, los Diez Mandamientos.
  • La existencia de sentimientos y reacciones habituales, socias al contacto con los espacios y elementos sagrados ahora los rituales centrados en ellos o en seres sobrenaturales. Por poner un ejemplo, sorpresa, adoración, culpa, miedo reverencial.
  • La utilización de distintas maneras de comunicación con lo sobrehumano. Por servirnos de un ejemplo, frases, sacrificios, danzas rituales.
  • Una cosmovisión que incluye una explicación sobre el sitio que el hombre y el resto de la naturaleza llenan en el planeta, la relación entre ellos y el propósito general de la presencia. Por poner un ejemplo, la iniciativa de todo el mundo como creación divina y del humano como centro de creación.
  • Una organización de la vida fundamentada en esta visión de todo el mundo. Por servirnos de un ejemplo, la iniciativa, común a muchas religiones, de que la presencia de cada sujeto fué cierta por un dios desde la eternidad.
  • La capacitación de un conjunto popular unido por y hacia las opiniones compartidas. Por poner un ejemplo, la Iglesia católica o todas las distintas iglesias protestantes.

I. Geopolítica de las religiones

Si la meta de la geopolítica es investigar las distintas relaciones de poder entre configuraciones territoriales que se dan en el espacio geográfico mundial (según la definición del geógrafo francés (Yves Lacoste), vamos a llamar geopolítica de las religiones al estudio de las distintas relaciones de poder entre configuraciones territoriales que se dan en el espacio geográfico mundial y en el que juegan el aspecto espiritual, las fuerzas religiosas, los enfrentamientos religiosos y los alegatos religiosos un papel personaje principal En la configuración de las distintas civilizaciones durante los siglos, la religión siempre y en todo momento fué un aspecto clave en la identidad de estas civilizaciones, de ahí que es esencial para investigar la política en todo el mundo y la geopolítica global de todo el mundo, si bien en ningún caso es el único, en tanto que asimismo influyen otros causantes igualmente importantes como la historia, la lengua o el medio geográfico (tix agb_7)

Desde el origen de la raza humana, el temor a la desaparición y al irreconocible produjeron la interpretación trascendente de la naturaleza basado en mitos por la parte del chamán de la tribu prehistórica, y más tarde, con la creación de los primeros Estados, la religión surgió como la institucionalización de esta mítica interpretación por una vigorosa casta sacerdotal, en coalición con la asimismo vigorosa casta guerrera (“Tron y Altar”, las dos espadas). De esta manera, al supervisar la educación y la civilización, las religiones formaron el poder ideológico a lo largo de toda la era premoderna.

Deja un comentario