la vida de pi para trabajar religión en casa

Rizwan Khan es un chaval musulmán que se crió en Bombay y que padece el síndrome de Asperger. Con el acompañamiento de su madre y un profesor consigue sobrepasar muchas adversidades y en el momento en que se traslada a EE.UU. se conquista de una madre soltera hindú. Al comienzo el matrimonio no es recibido por el hermano de Khan, pero después va a ir paulativamente admitiendo la situación. No obstante todo cambia tras los atentados del 11-S… Mi nombre es Khan es una atrayente película para trabajar el tema de los prejuicios en la sociedad de la cual formamos parte, el islam y el cristianismo.

Pero todavía queda película por enfrente. Aún queda ese instante en el que no tenemos ganas oír otra versión de la historia. ¿Sentiste de qué forma te resistías a percibir? Para mí la película es la exhibe de que Dios es considerablemente más que ninguna religión. Las religiones son solo diferentes ediciones de exactamente la misma historia. Tras cada trama está Dios. Esto es, las estrellas, la luna, el mar, nuestra humanidad, nuestra bestialidad, la aventura, la pérdida, la renuncia, la familia, la pareja…

Yo comprendo el viaje de la vida como un viaje a mi interior.

cristianismo

Da igual la escena ni los individuos, solo importo yo. Si en todos y cada ocasión de la vida decido estudiar confrontando mis temores como Pi se encaró al Tigre, avanzaré y maduraré. Y si a cada golpe de mar, me entrego, renuncio y estoy preparada para fallecer, entonces renaceré. Solo mediante la distribución me hallaré. Y va a ser entonces, solo entonces que el Cosmos entero me va a acompañar. Quizás con apariencia de Isla flotante, de lluvia del cielo o de pájaros voladores. Lo que saciará mi sed va a ser lo que yo me halle en mi búsqueda interior.

Merced a Martel por redactar un libro. Asimismo en Ang Lee para realizar una película. Merced a Pi por recordarme tantas cosas que olvido de manera frecuente: que solo yo soy personaje principal de mi historia, solo yo soy capitán de mi barco, solo yo soy dueña de mi destino. Y que en el momento en que combino la seguridad en mí misma con apariencia de distribución, fe y renuncia y que en el momento en que me enfrento a mis temores y los domo…la magia sale, el milagro pasa y la iniciativa que sea que deseamos tener de Dios actúa .

Deja un comentario