la religion es el opio del pueblo cita completa

En el presente artículo se expone la génesis de la original proposición de W. Benjamin sobre los vínculos entre capitalismo y religión, fruto de su pensamiento juvenil, y además de esto se equipara esta primera concepción con su mirada posterior inspirada en la teoría marxista sobre el fetichismo de la mercancía y sostenida en ese otro término benjaminiano de “fantasmagoría”, esto es, en la imagen ilusoria y distorsionada que de sí genera la sociedad. De ahí se infiere el valor de las ideas para una crítica del capitalismo de el día de hoy.

A fines de 1921 Walter Benjamin dejó escrito un corto artículo, solamente tres páginas de artículo de imprenta, que se titula Capitalismo como religión, que no vería la luz hasta 1985 y que, más allá de su parca extensión, rehoje todavía el día de hoy como una nota muy creativo, espeso, en ocasiones tan inescrutable como un esotérico diamante, de lo que es una reflexión profunda sobre la naturaleza de las relaciones entre capitalismo y religión.

cristo

Como siempre, Benjamin se expresa a rachas lumínicas que lanzan ideas y también imágenes sui generis parpadeantes como estrellas durante la noche esperando de un lector que las capture en la red de significados promovidos y delimitados por su enunciación textual. De todos modos, esta obrera es como una réplica crítica y superadora de los celebérrimos 2 productos de Max Weber sobre La ética protestante y el espíritu del capitalismo, que fueron reeditados como libro unitario en 1920 poco tras la desaparición de su creador. No obstante, la tarea hermenéutica benjaminiana no se compone con una pura reiteración ampliada de esta singular obra, sino procede a ofrecer la vuelta a varios de los razonamientos weberianos ahora proteger una situación anticapitalista extremista muy diferente a la mantenida por el sociólogo alemán partidario de investigar la verdad neutralmente y a través de una observación científica «libre de valores». Además de esto, para él, en contraste a Weber, el capitalismo no era una emanación del calvinismo y el puritanismo, ni de ninguna otra variación sectaria del cristianismo, sino del cristianismo en su grupo, en tanto que la crónica de esta religión y la historia del capitalismo irían combinadas de la misma un parásito (el capitalismo) acompaña y vampiriza la religión de Jesucristo en todo el curso de su evolución temporal.

Deja un comentario