la religión como elemento importante en todas las culturas

POR ANDRÉS FINSCHI PEÑALOSA, ESTUDIANTE DE MEDICINA U. FINIS TERRAE

Charlar de religión, en el presente contexto cultural, genera variadas reacciones: para muchos es un símbolo residual de un pasado a sobrepasar; para otros es un factor aproximadamente folclórico de los pueblos; y para unos forma un valor esencial, entendiéndola como experiencia de acercamiento con el Secreto.

Bien común

El bien común está compuesto por todos esos recursos conformados por el hombre durante la historia, que por su relevancia o predominación procuran ser mantenidos a fin de que logren ser apreciados por las generaciones futuras.

El grupo de recursos que compone el patrimonio tiende a ser enumerado por la UNESCO (Organización de las ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura), que es una organización que establece bases para el precaución y protección del patrimonio. El patrimonio acostumbra integrar tanto recursos materiales como edificaciones, utensilios, artesanías y maravillas artísticas, como recursos inmateriales, como festividades, rituales, músicas, entre otros muchos.

Aportaciones de Lévi-Strauss

El antropólogo belga Claude Lévi-Strauss (1908-2009) se resaltó por la profunda aportación tras el análisis del hombre y la sociedad, la naturaleza y la civilización. Fomentó la ética de la tolerancia y la variedad cultural (la convivencia entre distintas etnias) para lo que empleó el término de “multiculturalidad”, que una parte del reconocimiento del derecho a ser diferente y del respeto entre los diferentes colectivos culturales.

Propuso que los pueblos indígenas (a los que llamó ágrafos, que quiere decir que no sabían redactar) no eran ni primitivos ni sencillos en su organización, sino más bien diferentes. Por poner un ejemplo, los pueblos originarios se identificaban con el totemismo, un sistema de opiniones y organización popular apoyado en un tótem (una figura simbólica de manera animal o vegetal).

Género de cultura habitual

El folclore incluye las tradiciones y celebraciones de un pueblo o nación.

Grosso modo tenemos la posibilidad de charlar de:

¿Conexión directa con Dios o vía mediador?

En exactamente la misma línea, las reglas tienden a ser mucho más admitidas y respetadas universalmente en etnias cuya religión predominante es el protestantismo, donde la congregación se relaciona con Dios por medio de la obediencia a sus leyes escritas . Se invita a los fieles a esforzarse por su salvación, prestar a Dios su trabajo y eludir los símbolos religiosos. No hay mediadores entre Dios y sus fieles, absolutamente nadie con la discreción de percibir una confesión individual, perdonar errores o efectuar alguna concesión particular. En contraste, las etnias principalmente católicas sí sostienen estas peculiaridades en su religión, que ponen un foco agregada en las relaciones y en las ocasiones particulares. La gente tienen la posibilidad de romper los mandamientos y aun de este modo ser comprendidos (y perdonados) por sus situaciones únicas.

Por otro lado, todas y cada una de las religiones son fatalistas por definición, si bien en distinto nivel. El fatalismo es la creencia de que “lo que deba pasar, pasará”, ya que todos y cada uno de los hechos fueron por defecto por un Dios u otras fuerzas todopoderosas como el destino (Fatalismo procede de “fate”, destino en inglés). En el momento en que nuestras actitudes y fortuna están explicadas por fuerzas superiores, nuestra compromiso empieza a ser compartida y la oportunidad de fomentar el cambio se restringe. Un gerente de RRHH llegó atormentado a una factoría mexicana donde un hecho serio se tomó la vida de entre los obreros. Al preguntar con el capataz que había pasado, se sorprendió al oír la contestación: «Qué le vamos a hacer, le había llegado su hora». El sistema de castas en India es otro ejemplo de fatalismo. La casta donde un individuo nace determinará su situación popular, las ocasiones de desarrollo y avance, las relaciones que mantendrá, etcétera.

Deja un comentario