la religion catolica en colegios subvencionados por el estado

En la ofensiva extraparlamentaria de la derecha que encabeza el PP en los últimos meses contra el Gobierno Zapatero, la Iglesia católica juega un papel primordial. Es uno de sus elementos vertebrados centrales desde los púlpitos de las parroquias y las salas de los institutos religiosos, habitualmente concertados y subvencionados con fondos públicos. El nacionalcatolicismo volvió a ser la argamasa ideológica de la ofensiva de la derecha contra las reformas democráticas que impulsa el Gobierno Zapatero desde la mayor parte de izquierdas parlamentarias.

Si el PP como tal ha encabezado las manifestaciones por la unidad de España contra las reformas de los estatutos de autonomía, la Iglesia fué la convocante mucho más aparente en la manifestación contra los derechos de los gais y lesbianas , que encabezaron el cardenal Rouca Varela y veinte obispos mucho más. La Iglesia Católica estuvo asimismo adelante de las manifestaciones y manifestaciones contra la LOE, demandando un trato preferencial para la educación religiosa frente a un modelo progresista de escuela pública y laica. Este mes de noviembre seis obispos encabezaron una marcha de 400.000 personas en La capital de españa para soliciar mucho más dinero para los institutos católicos y que la enseñanza de la religión en las academias sea obligatoria y puntúe en las notas de quienes opten.

ALERTA EPISCOPAL

El cardenal Ezzati, que asimismo encabeza el Comité Persistente del Episcopado, ha asumido un papel personaje principal en las objeciones a los proyectos de reforma educacional planteados por el gobierno. Exactamente el mismo miércoles 21 de mayo, tras el alegato presidencial, el portal web del episcopado propagó afirmaciones del prelado en defensa del copago y selección de estudiantes. Sobre el primer punto, ha dicho: “El copago nació intentando encontrar una democratización de la educación, intentando encontrar que los progenitores que educaban a sus hijos en la escuela pagada y que no podían llevarlo a cabo, tengan la posibilidad de llevarlo a cabo de manera mucho más participativa y con mayor sencillez y esto fué un beneficio popular muy grande, singularmente, para la clase media”.

En lo que se refiere a los procesos de selección, Ezzati aseveró: “El hecho educativo es un hecho de seguridad entre el alumno y el educador, entre el padre de familia y el emprendimiento educativo que proporciona el educador , y naturalmente la seguridad piensa conocimiento. Dado que se afirme que no debe existir ninguna selección, pienso que es equivocado. Debe haber una selección efectiva en este sentido”.

Ni anticonceptivos para no abortar ni educación sexual para elegir

El razonamiento central de la Iglesia contra el aborto es que el origen de la vida es resolución única de Dios, que debe dictado las leyes de todo el mundo y todo cuanto vaya en oposición a o sea pecado, por el hecho de que va contra su emprendimiento. Con ese razonamiento, la Iglesia se enfrenta al empleo de anticonceptivos oa la educación sexual. Pensamos que dejar la educación a cargo de academias que rechazan la educación sexual es, por una parte, denegar un derecho a los alumnos y, por otro, un riesgo para la salud pública.

A lo largo del enfrentamiento en el Congreso, los ámbitos que se oponían a que el aborto fuera legal, repitieron la necesidad de educación sexual para terminar con el azote del aborto. No obstante, estos ámbitos se oponen a la educación Sexual Integral en las academias. Si bien entendemos que la hipocresía eclesiástica es recurrente en la historia universal, ocurrió un nuevo hecho que abusa de nuestra aptitud de sorpresa: la campaña “No autorizo” quiere terminar con la ESI. En su carta de presentación, aseguran: “En nuestra familia rigen principios rectores como: la vida humana es sagrada en su avance y exactamente la misma empieza con la fecundación; el SIDA y las patologías de transmisión sexual tienen frecuentemente su origen en la conducta promiscua; y la sexualidad debe ejercerse de manera natural, abierta a la vida y en la familia establecida en el matrimonio; aceptando solo los métodos naturales para regular la natalidad, por no ser dañinos para la salud, y solo en situaciones que de esta forma lo justifiquen”.

Deja un comentario