la muerte y el más allá en la religión mesopotámica

En las enormes urbes del extendido imperio de Mesopotamia, se tienen la posibilidad de conseguir muestras de de qué forma la multitud correspondiente a la realeza, era sepultada en cúpulas que llegaban a contener una o mucho más habitaciones con contenidos excelentes. Un caso de muestra es la tumba de una reina que probablemente data de 2.500 antes de Cristo. Se halló un carro de madera adornado con un mosaico de piedras de colores y blanco perla, por ejemplo pertenencias importantes.

Se conoce que entre los ritos funerarios para los monarcas, existían tradiciones muy horripilantes entre aquéllos que tenemos la posibilidad de contar la práctica de ser sepultados adjuntado con sus fieles, por servirnos de un ejemplo el “enorme foso la desaparición”. Es un ubicación que está cubierto por tanques con burros y bueyes donde hay 74 víctimas, allí se ven soldados armados y entre ellos 4 mujeres y 68 músicos. Se considera que ellos ofrecieron su historia, en tanto que se encontraron rastros de muerte por intoxicación.

2.1. Las primeras ciudades-estado.

Hacia el año 3.700 aC. los sumerios levantaron ciertas primeras ciudades conocidas de la historia: Ur, Uruk, Lagash y Eridú. Estas ciudades eran independientes unas de otras, controlaban las aldeas próximas y estaban regidos por un rey-sacerdote al que llamaban patesis. Al comienzo este concentraba todo el poder y era la máxima autoridad civil y religiosa. Se ocupaba de proteger la localidad, distribuía las aguas entre los campesinos, controlaba la economía y administraba la justicia. Como sacerdote dirigía el culto a los dioses y resguardaba los recursos del templo. Era un intercesor en frente de los dioses. Después, se ocuparía de ser rey cediendo los trabajos religiosos a los curas.

Todas y cada una estas ciudades estaban protegidas por murallas y sus casas estaban construidas con ladrillo. Todas y cada una ellas acostumbraban a tener un zigurat, que era un templo que además de esto funcionaba como centro económico donde se efectuaban operaciones comerciales como almacén o escuela para futuros curas.

• LA RELIGIÓN EN LA MESOPOTAMIA

Las cuencas del Éufrates y del Tigris fueron, prácticamente en temporada moderna al esplendor egipcio, cuna de una enorme civilización, pero los dioses mesopotámicos en este ubicación de Asia se diferenciaron granmente de las aparecidas en Egipto.

La preocupación por la desaparición y la otra vida, ideas habituales del valle del Nilo, se cambiaron aquí en una adoración miedosa hacia dioses atroces y tiránicos.

Deja un comentario