la existencia de dios es evidente 1º bach religion

La erudición la tenemos la posibilidad de obtener de los libros, de los medios recientes, pero el contacto humano, el calor humano, el poder estar juntos solo puede nacer del corazón de cada individuo, y o sea para nosotros, los pensadores acropolitanos , lo más esencial, lo primordial. Vamos a hacer una pequeña improvisación sobre esto, que podría ofrecer rincón a tantas expresiones ahora tan escasas, quizás prácticamente ninguna, ya que la naturaleza religiosa del humano es innata, está en todos y cada uno de los hombres, es algo visceral. El hombre comporta la oportunidad de percepción de lo metafísico, de lo ontológico; no es necesario que se lo enseñen. Lo único que tenemos la posibilidad de estudiar son las formas, los símbolos.

El hombre ha creído siempre y en todo momento en algo superior que nosotros llamamos Dios. Lo que está en nosotros, en todo cuanto nos circunda, en todas y cada una de las temporadas, en todas y cada una partes. Como historiador les digo que entendemos poquísimo de la historia del humano; conocemos solamente en los últimos días de una enorme vida humana. Si la Historia es la parte bastante famosa del pasado humano, tenemos la posibilidad de referirnos a un tiempo reducido, e inclusive nuestra Historia sería un conocimiento parcial del pasado humano, en tanto que de la Prehistoria, por servirnos de un ejemplo, lo único que nos queda son los utensilios que ha usado el hombre. Pero, por medio de estos utensilios, podemos consultar que los hombres que llamamos mucho más primitivos –si eran primitivos, pues quizás podrían ser restos de viejas formas civilizatorias–, han adulado algo que está por arriba. De las formas civilizatorias mucho más viejas se registran siempre y en todo momento rituales, elementos religiosos, altares si bien sean primitivos, como un dolmen, un megalito, una piedra sobre otra; esto no posee una finalidad pragmática, sino más bien metafísica.

Renacimiento de Bach

Tras la desaparición de Bach, un nuevo estilo de música nació y fue desplazando el estilo barroco que había perfeccionado y sublimado. Fue recordado menos como compositor que como organista y clavecinista. Su música cayó en el olvido y una parte de ella fue vendida. Aun ciertas fueron utilizadas para envolver basura o comida. A lo largo de los próximos 80 años, solo ciertos músicos como Mozart y Beethoven conocían su legado y lo admiraban. No fue hasta 1829, en el momento en que el compositor alemán, y asimismo fiel, Felix Mendelssohn, logró renacer la música de Bach, arreglando una presentación de La Pasión de San Mateo a fin de que un público mucho más extenso apreciara a Bach como el enorme compositor que fue .

Pero Mendelssohn asimismo descubrió algo mucho más. Unas pequeñas iniciales en el final de la muchas de sus partituras volvían a conectar a Bach con su predominación mucho más fuerte y profunda. Esas iniciales no eran una firma, tampoco eran las iniciales de su nombre. Eran las iniciales de sobra trascendente y sublime: eran un recordatorio del propósito de su música e inclusive de su historia. Eran las iniciales de entre las cinco suelas: S(soli), D(Deo), G(Gloria). Bach dedicaba sus preciosas armonías solo a la gloria de Dios.

Creador: Enrique Cejudo Borrega

Enrique Cejudo Borrega es instructor de Filosofía en el IES Castilla de Guadalajara.

Deja un comentario