la defensa de la religion puede justificar una guerra

La guerra es una crueldad admitida como natural desde el instante en que se tiene conciencia histórica. La guerra ha evolucionado con la raza humana y forma una parte del avance de la organización popular. La guerra es una disparidad completa que hace catastrofes en todos y cada uno de los campos del humano y de su ambiente. No solo destroza vidas, sino la destrucción perjudica a nuestra naturaleza, según con la utilización de armas mucho más contaminantes abundan a los ejércitos modernos. La guerra asimismo provoca que se hagan adelantos científicos y profesionales: el avance al servicio de la guerra, la guerra aguzando el talento con la intención de la victoria a toda costa.

La guerra supone la utilización de la crueldad física estructurada para torcer al enemigo. Las guerras han conseguido el máximo esplendor con la creación de los ejércitos equilibrados, imbuidos de ideologías nacionalistas patrióticas, religiosas o políticas. La guerra, comúnmente, ha necesitado a hombres para batallar, mentalizados de que la desaparición en combate significa gloria para ellos mismos, sus familias y la patria. Solo los cobardes y antipatriotas rechazan la guerra. A las mujeres se les reservó la función reproductora y los trabajos logísticos de abastecimiento de la guerra, el precaución de los heridos o funcionalidades socorrieres en el combate.

El golpe de Estado no guarda relación con el homicidio de Calvo Sotelo.

Visto que el golpe de Estado se generara el 18 de julio nada debe ver con el homicidio de Calvo Sotelo, que se causó el 13 de julio de 1936 y fue popular el 14. Su muerte, así como apunta el instructor de Carlos III y coordinador de la obra Los mitos del 18 de julio, Francisco Sánchez Pérez, “no precipitó nada” y “no tiene relación” con el golpe de Estado . En verdad, hubo un emprendimiento de atentado terrorista contra la vida de Azaña, como contestación al asesinato de Calvo Sotelo, que fue abortado por los militares golpistas que estaban en la ciudad más importante. “Contraindicado terminantemente. Todo está listo en La capital de españa y eso podría estropearlo”, le ha dicho el coronel Ortiz de Zárate a Eusebio Vegas Latapié, cabecilla del emprendimiento.

La fecha de comienzo del golpe está relacionada a la promesa de intervención de la Italia fascista de Mussolini, con la que los monárquicos, dirigidos por Calvo Sotelo, suscribieron el día 1 de julio un convenio para la adquisición de una “increíble proporción de material bélico de primer nivel”, así como descubrió el historiador Ángel Viñas aportando una imitación de estos contratos. Estos fueron firmados en Roma por Pedro Sainz Rodríguez con el acompañamiento personal de Antonio Goicoechea y “el mucho más que posible conocimiento de Calvo Sotelo”.

Deja un comentario