la ciencia no está segura de nada la religion

Isaías Largo Fernández Instructor de Filosofía del IES Pedro Soto de Rojas. Granada

Charlar de Converses Darwin en 2009, doscientos años tras su nacimiento, el año en que se memora asimismo el 150 aniversario de su obra cima, El origen de las especies, es un atrevimiento , máximo si no se tiene una sólida capacitación científica. En mi caso, que pretendo charlar sobre Dios y la religión en Darwin es, no solo un atrevimiento, sino más bien asimismo una temeridad, además de una intromisión en la privacidad de alguien que responsablemente deseó sostener su pensamiento sobre esta cuestión en el chato privado y personal, y que en una ocasión dejó escrito que a absolutamente nadie le debía importar lo que él pensara sobre Dios. No obstante, fueron varios los que en su tiempo desearon entender sobre sus ideas en materia religiosa. Y el día de hoy, como entonces, semeja que proseguimos apasionados ​​en saber su opinión sobre esto.

Tres enfoques: epistemológico, histórico y sociológico

Las relaciones entre ciencia y religión tienen la posibilidad de enfocarse desde múltiples puntos de vista. Este estudio se enfoca en tres, histórico, epistemológico y sociológico. Tanto la religión como la ciencia son fenómenos culturales que estuvieron presentes durante la historia desde la mucho más recóndita antigüedad. En ocasiones se corre el riesgo de sospechar que la ciencia empieza con la ciencia actualizada del Renacimiento, olvidando todos y cada uno de los desarrollos precedentes. O sea un grave fallo, ya que el nacimiento de exactamente la misma ciencia actualizada no puede comprenderse sin los desarrollos científicos precedentes. Remontándonos a los tiempos de la ciencia en la antigüedad logramos hallar ahora relaciones con la religión.

Un interés particular tiene la relación entre el cristianismo y la ciencia, en tanto que la ciencia actualizada nace exactamente en el occidente católico. Esta relación empieza con los primeros autores cristianos del siglo III y sigue en todo el tiempo hasta nuestros días. En ocasiones se facilitan y se muestran conclusiones erradas sobre esta relación al no tenerse presente de qué manera ocurrió durante la historia. El enfoque histórico es, ya que, indispensable para llegar a una adecuada visión del inconveniente.

Deja un comentario