la alianza con dios en la religion judia libros

En su obra La enorme coalición: Dios, ciencia y la búsqueda de sentido (traducido al español y anunciado por editorial Nagrela en 2013) el rabino, pensador y estudioso del judaísmo Jonathan Sacks expone , alén de un fácil inconveniente de compatibilidad formal entre ciencia y religión, una tensión creativa entre ámbas que nos hace mantenerse sanamente asentados en la verdad física del cosmos pero sin perder la sensibilidad espiritual. Ahora en la introducción del libro, Sacks considera la relevancia popular y cultural que tiene la dimensión espiritual de la verdad. Si intentamos a la multitud, afirma Sacks, tal y como si fuesen cosas, el resultado es la deshumanización, por el hecho de que en el momento en que intentamos a la multitud como cosas, la categorizamos por su color, por su clase popular o por su credo y consecuentemente la intentamos de una manera diferente según las situaciones. Las cosas son cosas y la gente son personas. Ser siendo consciente de la diferencia entre las cosas y la gente es frecuentemente mucho más bien difícil de lo que semeja. Monoteísmo Si bien no hay duda de que el libro “La enorme coalición: Dios, ciencia y la búsqueda de sentido” está escrito por un judío, el libro no se limita solo a una visión de forma exclusiva judía de la religión. Alén de la religión del judaísmo el libro tiene que ver con todo del sustrato monoteísta de las tres religiones abrahámicas (Judaísmo, Cristianismo y también Islam). Sacks regresa su mirada hacia la visón monoteísta de la religión que inició el patriarca Abraham y que en la imagen del Dios único y trascendente en el cosmos halla la condición de oportunidad que deja que consideremos a cada sujeto personal como único y sacrosanto . Sacks busca la integración entre el sentido del cosmos que halla en la fe abrahámica y el saber científico. Lejos de ser sin importancia para la ciencia, la religión abrahámica juega un papel fundamental en la precisa búsqueda del sentido del trabajo científico. Su obra está dividida en tres partes. Tres partes En la sección primera del libro, Sacks efectúa un análisis de la división que se ha producido en la civilización occidental entre ciencia y religión. Para Sacks el combate a la civilización de hoy entre ciencia y religión está fundamentado en un falso dualismo cuyas raíces busca en exactamente el mismo origen de la civilización occidental. Sacks detalla las raíces culturales del occidente como producto de una fusión de diferentes elementos que vienen de las etnias helenista y hebrea. Alén de su carácter académico, el libro tiene un valor personal añadido al describirnos la necesidad personal de Sacks de contestar a las cuestiones por el sentido de su vida. ¿Quién soy yo? ¿Por qué razón estoy aquí? ¿Cuál es el concepto de mi vida? Sacks halla en la religión abráhamica monoteísta la aptitud de prestar el sentido espiritual trascendente de una ciencia siempre inmanente en el planeta. En la segunda una parte del libro Sacks enseña por qué razón piensa que es esencial que hoy día establezcamos la coalición entre ciencia y religión y enseña asimismo lo que perdemos si esa coalición se rompe. Para Sacks la dignidad humana está entre los valores centrales que anudan la ciencia a la religión monoteísta por la que todos somos conformados a imagen de Dios. Siendo imagen de Dios halla a Sacks una dignidad humana que nos hace superiores a cualquier otra cuenta. Frente a los nuevos ateos de corte científico –para los que la experiencia de la conciencia y la independencia no posee otro sentido que el que le puede dar cierto género de ciencia–, Sacks se muestra como fiel espiritual. Para Sacks exactamente la misma situación de su yo queda perjudicada por su creencia en un Dios que es mucho más interior a él que su interioridad. En la tercera parte Sacks se deja interrogar por los desafíos que previenen la enorme coalición entre la ciencia y la religión: alguna visión neo-Darwiniana que semeja enseñar que la vida apareció de forma ciega sin un sentido, el inconveniente del mal y más que nada el mal provocado frecuentemente por exactamente la misma religión. Sección primera: Una falsa división Hay una pregunta que atraviesa toda la sección primera del libro. ¿Por qué razón en la civilización occidental ciertos significados pensadores manifiestan la opinión, más que nada desde el siglo XVII, de que la religión y la ciencia son incompatibles? Sacks halla la raíz de la problemática relacionada con esta pregunta en la primera teología cristiana y particularmente en la teología paulina. La primera teología cristiana creó un híbrido de 2 etnias radicalmente diferentes, la civilización de la vieja Grecia y la civilización del viejo Israel. El resultado fue la confusión entre el Dios de Aristóteles y el Dios de Abraham. Las dos etnias La llamada cultura occidental debe su origen y avance a la presencia y la predominación, desde su origen, de 2 etnias distintas, el Helenismo y el Hebraísmo. Jesús fue Judio, vivió con judíos en Israel más que nada en el área de Galilea. Leyó la Biblia y es prácticamente cierto que rezó en Hebreo. Jesús charló arameo y hebreo, pero todos y cada uno de los libros del Nuevo Testamento están escritos en heleno. Aun la Biblia Hebrea fue famosa a lo largo de varios siglos solo en heleno por los cristianos en la manera de los Septuaginta, la traducción al heleno Koiné llevada a cabo en Egipto Tolomeico en el siglo III antes de Cristo. Por otra parte, el Nuevo Testamento es un archivo heleno, no Hebreo o Arameo. La civilización occidental nació, ya que, de la síntesis entre Atenas y Jerusalén que se realizó a través primero de la cristiandad paulina y después mediante la conversión del emperador Constantino en el año 312 que convirtió una secta pequeña perseguida en la religión oficial del Imperio De roma. La enorme coalición La enorme coalición que ofrece Sacks se genera por la unión entre 2 cuentos culturales que están en el origen de la civilización occidental. Por una parte, está el relato del sentido humano que está relacionado a la experiencia de Dios y de la religión, y por otro está el relato de la filosofía. Estos 2 cuentos se juntaron en una enorme síntesis en Pablo, en los Progenitores de la Iglesia y en los escolásticos hasta el siglo XVII. Para Sacks, la unión en medio de estos 2 cuentos se ha deteriorado, por lo menos en parte, desde el siglo XVII con la aparición de la ciencia y la civilización modernas. Sacks abraza los dos lados de la dicotomía entre ciencia y religión, que se prolonga a una dicotomía entre filosofía y profecía, entre Atenas y Jerusalén, entre el cerebro izquierdo y el derecho. Requerimos ciencia y religión. Sacks arguye que la religión y la ciencia son para la vida humana lo que el hemisferio izquierdo y derecho son para el cerebro. Efectúan funcionalidades distintas pero si se estropea una o se estropean las conexiones entre ellas y el resultado es una disfunción.

Diferencias entre la Torah y el Talmud

Torah es el relato de la creación de la identidad judía y el Talmud tiene dentro las leyes judías.

Más allá de que los dos son contenidos escritos religiosos y fundacionales del pueblo hebreo, la Torá y el Talmud son proyectos muy dispares en su carácter y composición. La primera tiene dentro, principalmente, el relato de la creación de la identidad judía: el éxodo de Egipto y el escape de la esclavitud, la conformación de las leyes religiosas, sociales y políticas y la llegada a la Tierra Promesa de Canaán.

Deja un comentario