importancia de la religion en la formacion de los eeuu

The Arrival of the Pilgrim Fathers, por Antonio Gisbert (1864)

En Inglaterra, desde finales del siglo XVI ciertos conjuntos protestantes propugnan la «purificación» de la Iglesia anglicana a través de la supresión de toda predominación católica. Son los llamados «puritanes», adheridos a los principios teológicos del calvinismo y que transcurrido el tiempo engendrarán múltiples sectas, todas y cada una ellas con una base común pero distinguidas por el modelo de organización eclesiástica que protege cada una. Los puritanos «congregacionalistas» o «independientes» abogan por una reforma de la Iglesia con la que se acentúe la relevancia de la congregación de leales y su independencia. Entre ellos, los «separatistas» van mucho más lejos y apoyan la separación de aquella Iglesia. Las proposiciones puritanas no van a ser admitidas por los monarcas, sino más bien objeto de un rechazo que va a ir en incremento. Con el deseo de llevar a cabo situación sus planteamientos, ciertos puritanos van a salir a América. Es de este modo como nace Massachusetts. Los primeros en asentarse en estos territorios van a ser separatistas que fundan la colonia de New Plymouth en 1620 y que solo años después se incorporaría a la de Massachusetts. En 1629, congregacionalistas no separatistas fundan nuestra colonia de la Bahía de Massachusetts (…) Frente al concepto que la religión tuvo para estos colectivos, resulta mucho más simple entender la singularidad de la cuestión religiosa en USA. Es cierto que, de la misma en otros países, se generan debates sobre la separación de la Iglesia y el Estado, generados por algunos actos o formas de proceder que tienen la posibilidad de considerarse contrarios a este principio, consagrado a la Primera Enmienda a la Constitución de 1787 Sin embargo, no se siente la tensión que sí existe en Europa en el momento en que se charla de laicidad, neutralidad estatal, aconfesionalidad, etcétera. Y sucede que USA jamás reconoció a una Iglesia como oficial y los colonos que se establecieron allí lo hicieron en pos de independencia religiosa (si bien en ocasiones obviando la del resto de comunidades, como hicieron los puritanos en Massachusetts). La inexistencia de un pasado confesional, así como vivieron los Estados de europa, semeja separar el sentimiento de miedo y la percepción como peligrosas de las invocaciones a lo divino en el campo público, que resultan de esta manera recurrentes en el país estadounidense y revelan el entusiasmo espiritual que todavía fluye en sus pobladores, como en su día a los colonos que les antecedieron siglos atrás.

Puros, intelectuales

Como buenos calvinistas, para los puritanos el hombre es radicalmente malo y solo la felicidad divina puede salvarle. No alcanzan las buenas proyectos. Para recibir la felicidad es requisito que el sujeto logre comprender con «pureza» la genuina palabra de Dios y, de ahí que, es primordial la lectura y el estudio de la Biblia. De ahí que prevalecería para ellos la educación universal del pueblo. Y no solo la religión, sino más bien cualquier otra manifestación divina en la naturaleza o el pensamiento era digna de estudio.

Así, ahora en Inglaterra los puritanos se distinguían por su intelectualidad. La sabia elocuencia de sus sermones era famosa y temida. La independencia y el monopolio espiritual del bastión que crearon en el Boston de Massachusetts brindaron alas a su filón intelectual. La erudición y la elocuencia de sus conocidos escritores les transformaron en el genuino muelle intelectual del resto de colonias. En Massachusetts, crearon mucho más institutos y universidades que en toda Inglaterra, como prosigue pasando hoy en día (solo cerca de Boston florecen mucho más de 36 universidades, singularmente Harvard). Si tras la independencia Virginia era el centro político estadounidense y Novedosa York el libertarismo comercial holandés, Massachusetts ejercitó la primacía de la vida intelectual. Alexis de Tocqueville, ahora apuntó en los parágrafos iniciales de La democracia en América la predominación que el puritanismo había tenido en el origen histórico de EE.UU. y en la capacitación intelectual y ética del norte del país.

Deja un comentario