horas de religion en el curriculum de la comunidad valenciana

Esta mañana una representación de instructores de la asignatura de Religión y Ética Católica de las provincias de Valencia, Alicante y Castellón se han congregado frente a la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte en Valencia con la meta de reivindicar sus derechos como enseñantes y los de los estudiantes que opten por esta materia. Se sumaron de esta manera para manifestar, públicamente y en frente de la Conselleria, la situación de indecisión y puerta de inseguridad que la entrada en vigor en este curso escolar de la LOMLOE está ocasionando este colectivo.

En este acto se hizo público el manifiesto común siguiente:

Mucho más horas de Religión

También, resalta “la intención del legislador de dejar sin una asignatura espéculo la clase de Religión y Ética Católica, ha sustituido a la previo asignatura de valores éticos por una llamada “atención didáctica” cuya propia definición es tan abierta que absolutamente nadie sabe realmente bien de qué se habla”.

Finalmente, el comunicado demanda que “asimismo en bachillerato, los bocetos de decretos dejan la Religión y Ética Católica en un estatus de inferioridad que nada debe ver que sea una asignatura equiparable a ‘materia primordial’ , de qué forma recogen los pactos entre la Iglesia y el Estado Español, en la medida en que se deja de prestar como el resto de optativas y el alumno que lo escoja va a tener una hora laborable mucho más que el resto de compañeros”.

Mucho más participación

Academias Católicas, patronal de la concertada con mucho más de 2 millones de institutos en este país, apuntó que «el nuevo currículo tiene dentro una visión novedosa de la asignatura, según los Objetivos de Avance Sostenible (ODS) y con inconvenientes recientes. Más allá de que, habríamos esperado una mayor participación en su elaboración, la oportunidad de dar desde la experiencia, este nuevo sentido tiene defensores y opositores y solo el tiempo va a ofrecer una visión sobre su éxito», apuntó Luis Centeno, secretario general adjunto de la patronal. «En todo caso, pensamos que la asignatura es una parte primordial para hallar la meta constitucional de la enseñanza: la educación integral de la persona. No puede pretenderse una educación plena sin emprender la religión y la faceta trascendente de la persona. Todo lo mencionado sin abandonar la esencia misma del cristianismo, como pilar de nuestra historia y nuestra cultura».

«Las familias pensamos que la temática que se trabaja en el currículo es esencial pero tiene un enfoque bastante transversal, y toca temas que se tratan en otras materias. Por consiguiente, se podría haber profundizado mucho más en la religión propiamente esa», ha dicho Begoña Ladrón de Guevara, presidenta de la Confederación de Progenitores de Estudiantes (Cofapa). «En todo caso, las familias confían en la figura de los instructores que son quienes emiten los entendimientos y capacitan a nuestros hijos y siempre y en todo momento defenderemos que la asignatura se prosiga ofertando a fin de que las familias que deseen logren escogerla».

Deja un comentario