historias de las religion de la edad clasica romana

La narración de Roma es la de una localidad-estado que comenzó por controlar las ciudades vecinas, después los territorios mucho más próximos y por último ocupó todo el planeta mediterráneo formando el mayor imperio de la antigüedad, creando una sólida cultura y extendiéndola a todos y cada uno de los dominios.

Rómulo y Remo  La historia de historia legendaria afirma que 2 hermanos gemelos, Rómulo y Remo, hijos de la princesa Presa Silvia y del dios Marte, siendo pequeñísimos fueron dejados en una cesta flotante en el río Tiber para ser salvados de la ambición de su tío, que deseaba usurpar el trono. Una loba los vio, los salvó y los crió amamantándolos como sus hijos. Entonces fueron hallados por una pareja de pastores. Ahora mayores se vengaron de su tío y crearon Roma. Pero la ambición de poder les apartó y lucharon entre ellos. Venció a Rómulo y se transformó en el primer rey de Roma.

3.1. La Monarquía (753-509 a.C.).

Desde su fundación por Rómulo, según la historia de historia legendaria, en 753 a.C., la localidad fue regida por una monarquía hereditaria hasta la expulsión del último rey etrusco en el año 509 a.C.

Al comienzo fue regida por siete reyes (el primero fue Rómulo). Estos eran seleccionados por la nobleza romana y concentraban todos y cada uno de los poderes: mandaban al ejército, daban justicia y eran la máxima autoridad religiosa. En el siglo VIII a. la zona fue ocupada por los etruscos provenientes del norte. Estos dominaron una gran parte de la península itálica, obligaron a sus reyes, y transmitieron su alfabeto, los dioses y los entendimientos artísticos y especialistas.

NUEVOS PODERES, NUEVOS RUMBS

La creación de esta visión que acostumbramos a llamar teocracia (tuos, dios, y kratoso, poder), ha de ser vista como producto de un avance de las ideas no tan caracteristica de una religión específica como de ámbas mucho más capaces (y del contexto que las acompaña). Los emperadores cristianos usarán ese link entre objetivos terrenales y divinos, pero los paganos, como observamos, asimismo lo estuvieron realizando. La religión, que siempre y en todo momento fué un pilar en el cuidado del orden predeterminado (arraigado en el término de pax), en este momento se posiciona en primera línea.

Si bien la imagen de Diocleciano y su compañero, el emperador Galeri, nos llega desde autores cristianos (Lactancio y Eusebio), después su imagen no es en sí nada efectiva (el primero afirma de Galeri cuyo fiereza es “extraña a la sangre romana” (9. 1-2), aparecieron múltiples edictos desde el 303 que abogaron por la destrucción inmuebles cristianos, el prohibimiento de asamblea, la invalidez jurídica de los cristianos (Lactancio , Contra los Perseguidores, 13 1-2) y la obligada necesidad del sacrificio público, esencia, como ahora hemos dicho en el previo producto, del respeto al sistema según con las prácticas de los romanos (Bravo, 1989: 119) .

Deja un comentario