historia de la religión y regla de san basilio magno

Cesarea de Capadocia, Turquía (nasC 330-† 379)

San Basilio Magno, obispo y doctor de la Iglesia. Basilio, obispo de Cesarea de Capadocia (el día de hoy en Turquía), apellido “Magne” por su doctrina y sabiduría, enseñó a los frailes la meditación de la Escritura, el trabajo en la obediencia y la caridad fraterna, ordenando su historia según las reglas que él mismo redactó. Con sus célebres escritos formó a los leales y relució por su trabajo pastoral en pos de los pobres y de los enfermos. Murió el día uno de enero de 379. San Gregorio Nazianceno, amigo de el, fue obispo de Sancina, en Constantinopla y, al final, de Nacianzo. Defendió con vehemencia la divinidad del Verbo, mereciendo de ahí que ser llamado “Teólogo”. La Iglesia se alegra de festejar en conjunto la memoria de tan enormes doctores.

Este Padre de la Iglesia tiene un profundo consejo sobre la oración

San Basilio fue el obispo de Cesarea (de hoy Turquía) a lo largo del siglo IV. Logró enormes contribuciones a la primitiva Iglesia, de manera especial a lo relacionado con la vida religiosa como por servirnos de un ejemplo la “Regla de San Basilio”.

San Basilio pasó bastante de su tiempo realizando oración y su experiencia la transmitió a los frailes que tenía cargo. San Basilio enseña a sus frailes, en uno de sus escritos, en el momento en que rezar de la próxima forma:

Padre de la Iglesia Ortodoxa

El 364 fue ordenado sacerdote. 4 años después se transformó en Obispo de Cesaera y opuesto al arrianismo, se negó a abrir las iglesias para los herejes. Basili logró ni caso a las amenazas del emperador. En su rincón, se dedicó, hasta su muerte, a llevar a cabo distintas fórmulas conciliatorias sobre el dogma de la Muy santa Trinidad, lo que dejara una disputa mucho más resuelta en oposición a los seguidores exagerados de Arrio, al unísono que invitaba a los semiarrianos a la sumisión. Basilio concluyo la igualdad importante de las tres personas en la Trinidad.

El grupo de su situación teológica (sobre la Trinidad y otros dogmas), se muestran precisamente expresados ​​en sus epístolas mucho más que en sus contenidos escritos teológicos y exegéticos. Resaltan sus dieciocho escritos sobre los Cánticos (de los que solo 13 son genuinos), las nueve homilías sobre la creación y otras veinte proyectos sobre temas distintos. Sus escritos se dividen en: Tratados dogmáticos, contenidos escritos exegéticos, Homiléticos, Correo (o Cartas) y escritos ascéticos. Su filosofía estuvo influida por elementos platónicos y estoicos.

VIDA

Basilio nació en Cesarea, la ciudad más importante de Capadocia, en Asia Menor, en la época del año 329. Por la parte de padre y madre, descendía de familias cristianas que habían sufrido perse y, entre sus nueve hermanos, figuraron San Gregorio de Nisa, Santa Macrina la Joven y San Pedro de Sebaste. Su padre, San Basilio el Viejo, y su madre, Santa Emelia, tenían amplios terrenos y Basilio pasó su niñez en casa de campo de su abuela, Santa Macrina, cuyo ejemplo y las enseñanzas de las que jamás olvidó.

Inició su educación en Constantinopla y la completó en Atenas. Allí tuvo como compañeros de estudio a San Gregorio Nacianceno, que se transformó en su amigo inseparable y Juliano, que después sería el emperador apóstata.

Deja un comentario