frases que diferencian a un judio de cualquier religion

David Ben Gurión, “Visión and Redemption”, 1958, reimpreso en Zionist Background Papers: Land of Israel in Jewish History, American Zionist Youth Foundation, Novedosa York, 1969, http://www.bjpa.org/Publications / downloadFile.cfm?FileID=19026

Este es el décimo año tras el renacimiento del Estado judío en nuestra vieja tierra natal. Hoy día, vimos múltiples naciones emerger del cautiverio hacia la independencia, en Europa, en Asia y en África. India, Myanmar, Ceilán y otros países consiguieron su independencia prácticamente al unísono que el Estado de Israel. Pero todo el planeta sabe cuál es la diferencia primordial entre la creación de Israel y la de los países. Las naciones de la India, Myanmar y Ceilán han vivido desde hace tiempo en sus territorios, solo que, durante determinados periodos, cayeron bajo el dominio de conquistadores extranjeros, pero una vez se deshicieron de sus invasores, volvieron a ser independientes. La crónica de Israel fue diferente. La creación de Israel tampoco se semeja a la estadounidense, Canadá, Australia o los países latinos, en tanto que estos países fueron redescubiertos por pasajeros conquistadores de España, Portugal y Enorme Bretaña. Las metrópolis de europa mandaron a emigrantes que se asentaron, y una vez los colonizadores llegaron a un cierto nivel de avance, se apartaron de la metrópolis por la fuerza o a través de un convenio y han tomado las bridas de sus temas. El nacimiento de Israel, exactamente la misma la supervivencia de Israel en el exilio, es un fenómeno único en la historia mundial y puede ofrecer luz sobre el secreto de la supervivencia en el exilio de este pueblo.

La Torá y la Biblia

La Torá y la Biblia coinciden hasta determinado punto en el recuento de los cuentos fundacionales del pueblo israelí, pero no son contenidos escritos completamente equivalentes. La Torá se corresponde únicamente con los primeros cinco libros de la Biblia cristiana, o sea, el llamado Pentateuco del Viejo Testamento. Esto quiere decir que la Biblia tiene dentro las narraciones de la Torá, pero en esta última no está contenida toda la Biblia.

La Mishná o Misná (en hebreo מִשְׁנָה, “reiteración”) es la primera enorme recopilación de las tradiciones, leyes y cuentos fundacionales del pueblo hebreo, que pasaban de generación en generación oralmente. Esta primera obra redactada es la base de la literatura rabínica y se le asigna al rabino Yehuda Hanasí (135-219), nacido 80 años tras la destrucción del segundo Templo de Jerusalén, que habría compendiado todo este material clásico para preservarlo y comunicarlo entre los investigadores rabínicos.

Deja un comentario