fiesta de puente costes en la religión cristiana y judia

La Pascua era otra de las fiestas que implicaba una peregrinación a Jerusalén. Sus argumentos bíblicos los podemos encontrar en contenidos escritos como Ex- 12,1-27 y Lv 23, 4-8. La preparación recóndita a la peregrinación a Jerusalén empezaba seis semanas antes de la pascua en el momento en que en todos y cada plaza de pueblo de la tierra de Israel los líderes recolectaban el impuesto (de medio shekel) para después mandarlo a Jerusalén. Este dinero asistiría a costear los costos de los sacrificios recurrentes a lo largo de el año próximo. Mucho más adelante, los peregrinos se organizaban en conjunto y también comenzaban su sendero hacia Jerusalén. Como en toda peregrinación, la gente se cuidaban de no caer en ninguna impureza a lo largo del sendero. De este modo, por servirnos de un ejemplo, los cementerios que estaban en la ruta estaban bien marcados para eludir contaminar a los viajantes. Además, tenía que ver con sostener en orden los sitios que posibilitaban los baños rituales y las comodidades básicas de los peregrinos.

La mayor parte de los peregrinos pasaban por el pueblo de Modiin de sendero a Jerusalén. Este pueblo, lugar desde el que se desató la revuelta macabea, era popular por el hecho de que proveía a los paseantes de jarros y platos de arcillas señalados por su pureza para la celebración de la Pascua en Jerusalén. Y de este modo, animados por la celebración que se aproximaba, los peregrinos seguían la última día hacia Jerusalén, donde la mayor parte accederían por un puente que unía la montaña de los olivos con la puerta Shushan. Ahora en las murallas, todos y cada uno de los peregrinos habían de ser purificados con la aspersión de cenizas mezcladas con agua. Las cenizas eran los restos de los lignitos que resultaban de un ternero sacrificado por los curas fuera del templo. El agua con la que se mezclaba las cenizas era llevada desde el templo. La aspersión de esta mezcla por los curas aseguraba la pureza de los peregrinos, aun esos que podrían haberse caído en algún género de impureza a lo largo del sendero.

Shavuot y Pentecostés – La conexión entre ámbas fiestas

 Shavuot es la celebración judía donde se memora la distribución de los Diez Mandamientos de la Ley de Dios a Moisés en el monte Sinaí, tras la fuga del pueblo de Israel de Egipto.

De ahí que tiene rincón siete semanas tras la Pascua, que es la celebración más esencial para los judíos, puesto que festeja la liberación del pueblo judío de la esclavitud del Faraón. En hebreo “Shavuot” significa “semanas” y asimismo significa juramento: la coalición que Dios logró con su pueblo a través de la ley.

Deja un comentario