expansion y epoca de auge de la religion romana

Para dar sugerencias para mejorar la organización de los PIE y los apoyos a dar a las y los alumnos que lo requieran, se efectuó el día martes 20 de diciembre el seminario Web “Acción formativa: Matrícula PIE/SAE y proyección de aguantes 2023”.

Dirigido a sujetadores, equipos directivos y equipos de coordinación PIE, el Seminario contó con mucho más de 260 ayudantes de todo el país, que presenciaron la exposición de la Organizadora Nacional de Atención a la Variedad, Francisca Cabrera Araya, que contextualizó la actividad, y la presentación de expertos del aparato de coordinación del PIE comunal de Puente Prominente.

Comienzos del Imperio de roma

Augusto transformó Roma a Imperio tras ganar la guerra civil.

En el momento en que Roma todavía era República, el senador Julio César (cien – 44 a. C.), fue ejecutado por quienes le veían como un tirano en las llanuras. La ironía es que tras su muerte se desató una cruenta guerra civil por el control político de la República. La victoria fue para el bando de Augusto (63 a. C. – 14 d. C.), Marco Antonio y Lépido.

Éxito con los judíos

Entre las conclusiones mucho más atractivas de la investigación efectuada por Stark es que, contra lo que acostumbra aseverarse, la evangelización de los judíos por la parte de los primeros cristianos va fue, en buena medida, un éxito y se alargó sin pausa hasta el año 300. Según Stark, los 4 o cinco millones de judíos de la diáspora se habían “amoldado a la vida fuera de Israel tal es así que el judaísmo de Jerusalén les resultaba lejano: de ahí que la necesidad, ahora en el siglo III aC, de una traducción de la Torah al heleno, destinada a los judíos que radicaban fuera de Israel” (la versión de los setenta). Para los judíos que vivían en el planeta helénico, «el cristianismo suponía poder preservar una gran parte del contenido espiritual de ámbas etnias y solucionar las contradicciones entre ellas».

Como se ve en los Hechos de los Apóstoles, los primeros cristianos, encabezados por San Pablo, se dirigieron, como era natural, a las comunidades judías de los enormes centros urbanos. Aquellas comunidades, acostumbradas a recibir profesores venidos de Jerusalén, no se escandalizaban tan de manera fácil de la opresión romana que había sido responsable, cuando menos en parte, de la crucifixión de Jesús. Los descubrimientos arqueológicos detallan que las primitivas Iglesias cristianas fuera de Palestina estaban concentradas en los distritos judíos de las ciudades.

Augusto, el primer emperador

Augusto se ocupó de remover a los contrincantes de César y los integrantes del senado en contra. Estableciéndose en el poder y, una vez allí, poniendo paz en todo el imperio. Su gobierno fue entre los mucho más gloriosos de la narración de Roma. Tanto que el título de Augusto le fue concedido por haber traído felicidad a los romanos. Octavio Augusto sería visto desde su muerte como el gobernante ideal, como el ejemplo a continuar por sus sucesores, entre aquéllos que provocaba verídica admiración.

Desde su muerte se estableció algo que jamás había ocurrido en Roma, el poder sería hereditario por línea de sangre o ‘adopción’. Nacen de esta manera las dinastías. La establecida por Augusto, Julio-Claudia, fue la mucho más longeva.

Mundos conectados

El avispado lector va a haber podido localizar múltiples y distintas coincidencias con las peculiaridades que conforman la composición institucional, ritual y cosmogónica cristiana. No de ahí que deseamos ofrecer a comprender que el cristianismo no tuviese ninguna singularidad, pues no es la situacion, sino fue otro de los movimientos religiosos y culturales que estuvo en rema estos 2 siglos adjuntado con otros que, como vimos, asimismo llegaron hasta las elites imperiales. Varios cultos y religiones incorporadas en el imaginario de roma, que en el aparato estatal oficial, convivían en una sola situación a lo largo del siglo III.

A propósito, va a haber sentido que tienen como origen común Oriente (en tanto que Occidente tenía una tradición religiosa diferente y mucho más próxima a los deseos romanos y también itálicos, pese a una infinita cantidad de cambios por su parte). Por esta razón no es de extrañar que compartan ritos y peculiaridades como bien hicieron, por servirnos de un ejemplo, los secretos y el cristianismo (Alvar, 2014: 270), o aun influencias en la política, como las ideas cristianas en concepciones de gobierno imperiales (Mitchell, 2015: 215).

Deja un comentario