en que religion no se permite la transfusion de sangre

En fallo unánime, la Corte de Apelaciones de Santiago acogió el recurso de protección deducido y autorizó la transfusión de sangre de tolerante que profesa la denominación cristina de Testimonios de Jehová, internado en el Hospital San José .

La sentencia señala que la independencia de conciencia es un atributo de la personalidad que deja a cada uno de ellos ser de conformidad con sus principios y también ideologías. No puede ordenamiento jurídico desconocerla, mucho más en el momento en que estos principios y también ideologías hallan un acompañamiento de carácter espiritual, en tanto que este último se condice con lo mucho más propio del humano.

«Diferencia de trato de forma indirecta fundamentada en la religión»

En lo que se refiere a la segunda cuestión prejudicial, el TJUE afirma su oposición a que el Estado integrante de afiliación de un tolerante deniegue a este la autorización ahora citada en el momento en que, en ese Estado integrante, esté libre un régimen hospitalario cuya efectividad médica no se pone en duda, pero las opiniones religiosas del tolerante reprueben el procedimiento de régimen usado. La conclusión sería diferente si esta denegación estuviese objetivamente justificada por una finalidad lícita relativa al cuidado de una aptitud de asistencia sanitaria o de una rivalidad médica y formara un medio correspondiente y preciso para alcanzarla.

Además de esto, el TJUE mantiene que la meta relativo a la necesidad de resguardar la seguridad financiera del sistema de seguridad popular no puede ser invocado por el Gobierno letón para justificar la negativa a otorgar la autorización reiterada en una situación como la aquí analizada. De hecho, el sistema de reembolso predeterminado por el Reglamento nº. 883/2004 se distingue de lo pensado por la Directiva 2011/24 donde el reembolso predeterminado por esta, por una parte, se calcula sobre la base de las tarifas ajustables a la asistencia sanitaria en el Estado integrante de afiliación y, por otra Por otra parte, no sobrepasa los costos reales de la asistencia sanitaria recibida si el nivel de los costos de la asistencia sanitaria dispensada en el Estado integrante de acogida es inferior al de la asistencia sanitaria dispensada en el Estado integrante de afiliación. Sabiendo este doble límite, el sistema sanitario del Estado integrante de afiliación no puede estar sujeto a un peligro de sobrecostes relacionado a la cobertura de la asistencia transfronteriza y ese Estado integrante no va a estar expuesto, de entrada, a una carga económica agregada al caso de una asistencia transfronteriza.

Deja un comentario