en que religion de hades estan las alams malvadas

Del latín infernum o ínferus “abajo” o “sitio inferior”.

En distintas etnias, religiones y mitologías se detalla la presencia de un inframundo o infierno en el que en dependencia de nuestras actitudes, va a ser el sitio que se habite cuando la vida nos abandonó, yendo desde del tormento eterno de nuestras ánimas a purgatorios de purificación de errores. Estos sitios lúgubres son el reflejo de los miedos mucho más profundos del humano como producto de las opiniones que fijan una gran coacción para sostener una vida acorde con las reglas establecidas.

Qué es inframundo

Tabla de contenido

  • 1 Qué es inframundo
  • inframundo

  • 3 Unas partes del inframundo
  • 4 Otros inframundos
    • 4.1 Según las religiones
    • 4
    • los Incas
  • 5 Inframundo en la civilización habitual

    • 5.1 Saga del inframundo
    • 6 Cuestiones Usuales ¿Cuál es el inframundo?
    • 6.2 ¿Qué es el inframundo según la Biblia?
    • 6.3 ¿Quién creó el inframundo?
    • 6.4 ¿Qué era el inframundo para los mayas?
    • 6.5 ¿Qué es lo que significa el inframundo en el altar de los fallecidos?

El infierno

Bíblicamente, el infierno es “el sitio y el estado de castigo y destrucción, con el fuego salvación en Jesucristo”.

Ciertas ediciones de la Biblia de manera frecuente emplean la palabra “infierno” para traducir la palabra hebrea seol y la griega hades. Estos términos normalmente mencionan a la tumba donde los fallecidos —tanto justos como pésimos— aguardan, en un estado de inconsciencia, la resurrección, pues el término de hoy de infierno difiere en buena medida de lo que estos términos hebreos y helenos comprometen, una proporción de ediciones modernas evitan la palabra “infierno”, sencillamente transliterando la palabra hebrea como “Seol” y la griega como “Hades”.

Visión de la desaparición en el judaísmo

La primera oportunidad que hace aparición la desaparición en la Torá es a lo largo del acontecimiento del pecado de Adán y Eva. 2, al confrontarlos con lo ocurrido le afirma a Adán que merced a este acto va a morir. Nos encontramos familiarizados a conocer este hecho como una gran catástrofe. No obstante, en contraste a lo que se cree generalmente, la desaparición no fue para Adán un castigo sino más bien un obsequio.

Había nacido con un cuerpo y un alma especial que le dejaban estar en contacto íntimo y absoluto con D-vos. Al pecar, esta relación se rompió y también empapó el cuerpo y el alma de impurezas. La desaparición fue la única herramienta que entonces tuvo Adán y que poseemos en la actualidad para purificarnos y desplazar los óbices que se interponen entre nosotros y D-vos; es el único desarrollo que puede asistirnos a establecer nuevamente una relación tan íntima con el Constructor.

Deja un comentario