en que epoca se declara el cristianismo como religion oficial

Los emperadores Licini y Constantino en asambleas festejadas en Milán en el mes de febrero del 313 establecen que “a todos y cada uno de los súbditos, incluidos de manera expresa los cristianos, se les autoriza a continuar libremente la religión que mejor les pareciese”. Se superaba el decreto con el que Galeri unos años antes aceptaba a los cristianos.

Este año festejamos el décimo séptimo aniversario del decreto por el que los cristianos lograron vivir, sin parar de ser cristianos. Los emperadores Licini y Constantino daban este “Edicto de Milán”, uno para Oriente y otro para Occidente, y con él, los cristianos irían ascendiendo la escalera de los cargos en el Imperio. En verdad, uno de exactamente los mismos emperadores que concedieron el decreto al que hablamos, terminó siendo católico y concediendo a la Iglesia tantas donaciones que serían los cimientos del poder temporal que pasados ​​los años tendría la Iglesia. Su madre que figura entre los beatos, santa Elena, sería una de la gente que ejercerían su influjo a fin de que pasados ​​unos años, la religión que fue perseguida en un intento de ahogarla en sangre, acabara siendo la única opción religiosa que daban a sus súbditos los propios emperadores: nos nos encontramos refiriendo al decreto Cunctos Populos con el que el emperador Teodosio declaraba a la Iglesia Católica la única religión que podía seguirse en los dominios del imperio. En tres siglos se había pasado de ser una religión condenada, a ser la única apoyada desde nuestro poder civil, hasta el punto de quedar prohibidas el resto.

Fuentes

  • Amiano Marcelino, Historia. La capital de españa: Akal, 2002 (Traducción y notas de M. Luisa Cansado Trujillo).
  • Collatio legum Mosaicarum et Romanarum. Leipzig, 1927 (Traducción de Ph. Huschke y B. Kübler).
  • Eusebio de Cesarea, Historia eclesiástica. La capital de españa: Biblioteca de autores cristianos, 2010 (Traducción y notas de Argimiro Velasco Angosto).
  • Lactanci, Instituciones Divinas. La capital española: Gredos, 1990 (Traducción y notas de Y también. Sánchez Salor).
  • Libani, Dicursos II. La capital de españa: Gredos, 2001 (Traducción y notas de Ángel González Gálvez).
  • Orosio, Historias Contra los Paganos. La capital de españa: Gredos, 1982 (Traducción y notas de Eustaquio Sánchez Salor).
  • Zòsim, Novedosa Historia. La capital española: Gredos, 1992 (Traducción y notas de José M. Candau Morón).
  • Bederman, DJ (2001). International Law in Antiquity. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press.
  • Boyce, M. (1979). Zoroastrianos. Their Religious Beliefs and Practices. Londres, Reino Unido: Routledge.
  • Dignas, B. y Winter, Y también. (2007). Rome and Persia en Late Antiquity. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press.
  • Goldsworthy, A. (2009). La caída del Imperio de roma. La capital de españa, España: la esfera de los libros.
  • Gradel, I. (2002). Emperor Worship and Roman Religion. Oxford, Reino Unido: Oxford University Press.
  • Leppin, H. (2007). Old Religions Transformed: Religiones and Religious Policy de Decius to Constantine. A J. Rüpke. (Ed.), A Companion to Roman Religion (partido popular. 96-108). Malden, USA: Blackwell Publishing.
  • Matson, C. (2004). Constantina y Christian Empire. Londres, Reino Unido: Routledge.
  • Mitchell, S., y Van Nuffelen, P. (Ed.). (2010). One God. Abonan Monotheism in the Roman Empire. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press.
  • Payne, R. (2015). En State of Mixture: Christians, Zoroastrians, y también Iranian Political Culture in Late Antiquity. Oakland, USA: University of California Press.
  • Potter, D. (2004). The Roman Empire en Bay AD 180-395. Londres, Reino Unido: Routledge.
  • Toner, J. (2012). Sesenta millones de romanos. La cultural del pueblo en la vieja Roma. Barcelona, ​​España: Crítica.
  • Southern, P. (2004). The Roman Empire from Severus to Constantine. Londres, Reino Unido: Routledge.
  • Van Dam, R. (2008). The Roman Revolution of Constantine. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press.

Deja un comentario