en que creen las religiones a cerca del mas alla

Hacer PDF de este producto.

Siempre y en todo momento se dijo que la religión es la relación del humano con lo sobrehumano. No obstante, desde hace algo más de un siglo la sociología de la religión ha estudiado el tema como fenómeno cultural o popular. El pensador Daniel C. Dennett va algo mucho más allí y, en sintonía con Richard Dawkins (si bien el libro que mencionamos fue anunciado unos meses antes que el del inglés), lo aborda como fenómeno natural. Aun si Dios tenga existencia, asegura Dennett, la religión sería un fenómeno natural, como es el cáncer. Y si el cáncer es objeto de investigación científica, la religión no debe serlo menos. Dennett tiene la percepción de que los fieles se aferran al dogma de que la religión es un tema que no puede investigarse, puesto que debe ver con el campo de lo «sobrehumano»; según él, tras esa actitud se oculta la inseguridad de quien, temiendo que no sea de esta manera, elige que la investigación no destape la realidad.

Conceptualización de la Muerte

Al charlar de la desaparición intervienen múltiples aspectos propios que exaltan el sentido y el concepto que tiene este misterio para el hombre. El temor a la desaparición es un aspecto importante en el momento de tratar el tema. Hay que a este temor, a ese miedo incesante por no entender qué va a pasar después, que es imposible meditar en la plenitud de la vida, en su disfrute y disfrute, sino siempre y en todo momento existe la indecisión de meditar en la desaparición como aspecto perverso y maléfico que estropea la vida (Mejía, 2012). Desde una visión filosófica Epicuro (2007, p. 125) expone:

Acostúmbrate a meditar que la desaparición no es nada para nosotros. Por el hecho de que todo bien y mal viven en la sensación, y la desaparición es privación del sentir. Por consiguiente, el recto conocimiento que nada es para nosotros, la desaparición hace feliz la condición mortal de nuestra vida; no pues agregue una duración sin límites, sino más bien pues suprime el ansia de inmortalidad. Así, no hay nada alarmante al vivir para quien ha comprendido rectamente que no hay nada alarmante al no vivir. … Conque lo mucho más horrible de los males no es nada para nosotros, en tanto que mientras que somos la desaparición no está presente, y en el momento en que la desaparición se muestra por el momento no existimos. En nada perjudica, ya que, ni a los vivos ni a los fallecidos, pues para esos no está y estos por el momento no son … . El sabio, en cambio, ni despeja la vida ni le teme no vivir, por el hecho de que no le estresa el vivir, ni cree que sea algún mal el novivir.

Deja un comentario