en el principio era el tao religion en libertad

Depositphotos

La palabra Tao, que asimismo se puede transcribir del chino como Dao, se refiere al sendero de la vida, a su camino y concepto. De ese término absoluto deriva la palabra taoísmo, una religión y creencia de la antigüedad, que aparece en China, donde asimismo convergen ideas budistas y confucianas.

Principios del taoísmo

Los principios escenciales del taoísmo son:

  • El tao es un orden natural indescifrable y eterno, que lo tiene dentro y cosas. La misión del taoísta es ver la estabilidad de todo el mundo y admitirlo así como es, ya que el tao trascendente es incognoscible, esto es, es imposible llegar a entender racionalmente.
  • El cosmos está conformado por fuerzas opuestas pero complementarias, unas activas (yin) y otras pasivas (yang), que resultan dependientes entre sí. Esto no debe malinterpretarse con los opuestos irreconciliables (como el bien y el mal). La misión del taoísta es entender estos 2 puntos vitales de manera simultánea, como quien mira el lado obscuro y el lado lumínico de una misma montaña.
  • El tablo eterno y también incognoscible engendra la religión del taoísmo; el tao diario y relacionado con la presencia engendra la filosofía del taoísmo. Del primero es imposible charlar. Del segundo, sí. La tabla no charla de leyes sino más bien de orden. En el momento en que se deja la confusión de todo el mundo y se transcurre hacia lo eterno, se está en el sendero del tao.
  • El tao relativiza los conceptos morales y busca trascender el deseo humano y las consideraciones simplistas del bien y del mal, para lograr sentir el orden subyacente de las cosas.

    cristo

    En este sentido, ofrece la inacción o acción involuntaria, o sea, que las cosas pasen en sí mismas.

  • Censura los deseos personales, como la avaricia, la envidia y la distribución a los deseos mundanos. Incentiva la introspección, la meditación, la contemplación y el análisis, una actitud de mayor desapego frente a la vida.
  • Su primordial creador es Lao-Tse, pero no forma un profeta, ni un mesías, sino en su obra se elaboraron por vez primera los preceptos del tao. El taoísmo no cree en deidades a la utilización de los monoteísmos habituales, ni ofrece dogmas a los que deban ponerse un límite los leales, sino proclama la necesidad de buscar la estabilidad.

Bibliografía

2 enormes profesores del taoísmo. Lao Tse/Chuang Tzu. Carmelo Elourdy. Editorial Nacional.

Las enseñanzas de Lao Zi. Iñaki Preat. Editorial Kairós.

Deja un comentario