el vaticano reconoce que el islam es la.primera religión

Como Redentorista americano, los sacerdotes militares viraban cerca del Pacífico a fines de la Segunda Guerra Mundial, predicando la Novena a Nuestra Madre del Perpetuo Socorro. La devoción se expandió por Tailandia, Filipinas, Singapur, Sri Lanka, India, Australia y Novedosa Zelanda. La hondura de la religiosidad habitual sorprendió a los misioneros, tal y como si la multitud había descubierto por vez primera a su auténtica madre. Esto abrió un nuevo horizonte para la evangelización en Asia. Nestorianos habían viajado a la India y llevaron el cristianismo a China durante la ruta de la Seda; en la Edad Media, los Franciscanos retornaron a China; el colonialismo trajo una exclusiva ola de jesuitas y otros conjuntos. María parecía estar apelando a toda Asia. Las conversiones al catolicismo fluyó desde la novena perpetua a tierras en las que los cristianos eran una minoría. La imagen de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro penetró en la forma de pensar religiosa de las etnias viejas la imágenes sagradas de la madre y niño y la inseparable reverencia hacia la mujer había listo la hospitalidad y bienvenida a María ahora su hijo.

Lo que mucho más dejó perplejos a los misioneros católicos fue la manera espontánea donde los musulmanes asistían a la Novena. Ellos mucho más que otras religiones, reconocieron a su madre en este icono, aseverando que María forma parte asimismo a ellos, invocándola, cariñosamente “Madre nuestra” justo como lo hacen los católicos. En verdad, los musulmanes parecían meditar que ella les pertenecía mucho más que a nosotros. Este fue un enorme misterio. ¿Su capacitación en el seminario no les ha enseñado que los musulmanes eran herejes cuya ley castigaba la conversión con la pena capital? Ellos no sabían prácticamente nada sobre la patrología aramea o la misión de la Iglesia en Asia Central y bastante menos sobre el Islam. Ellos sentían que los musulmanes no han de estar en la Iglesia, acusándoles de dudar de la función de María en la salvación, muy semejante a los protestantes. La sabiduría pastoral del Evangelio de Cristo ha predominado para “Quien no está contra nosotros, está con nosotros” (Mc 9, 40). De esta manera acogieron a los musulmanes, intentando no ofender su fe o poner en riesgo la vida de absolutamente nadie por el proselitismo. En el momento en que los Redentoristas hicieron fundaciones en Irak, Líbano y África, poniéndose en contacto con los Tuareg en el desierto del Sáhara, se percataron que “Jesús era citado por su nombre en el Corán mucho más que el de Mahoma, y ​​que María es citada mucho más ocasiones en el Corán que en el Nuevo Testamento. Jesús y María desempeñan papeles esenciales no solo en el Corán sino más bien asimismo en la piedad y espiritualidad musulmanas”.(1)

Géneros de religiones

Generalmente se distinguen tres géneros de doctrinas religiosas, d según su concepción de Dios y de lo divino, esto es:

  • Monoteístas. Tiene por nombre de este modo a las religiones que profesan la presencia de un Dios único, constructor de todas y cada una de las cosas, y defienden su código ética y existencial como el universal y el auténtico. Un excelente ejemplo es el Islam.
  • Politeístas. En vez de un único Dios, estas religiones crean un panteón jerárquico de deidades a las que atribuyen la regencia de los diferentes puntos de la vida humana y del cosmos. Un caso de muestra de esto era la religión de los viejos helenos griegos, plasmada en su rica literatura.
  • Panteístas. En un caso así, las religiones afirman que el constructor como la creación, tanto el planeta como el espiritual, tienen una misma substancia y argumentan a una esencia única o universal. Un caso de muestra es el Taoísmo.
  • No teístas. Finalmente, estas religiones no postulan la presencia de autores y producciones como tal, sino más bien de leyes universales que rigen la espiritualidad y la presencia humanas. El budismo es un excelente ejemplo de esto.

Deja un comentario