el uso de las redes en la religion articulo

(ZENIT – México).- Era el 19 de marzo del 2016 en el momento en que se logró el récord: en menos de 24 h el Papa llegaba al millón de seguidores en la recién estrenada cuenta de Instagram. Es popular el éxito que tuvo en Twitter (prácticamente 30 millones de seguidores para junio de 2016) y la buena acogida de los vídeos por mes de Francisco en YouTube para el apostolado de la oración. Es una situación: las confesiones religiosas por norma general, y la católica particularmente, han extendido el radio de trabajo pastoral en el campo digital. La penetración que lo digital consiguió en la vida popular ha supuesto una creciente presencia activa de ideas católicas en las comunidades. ¿Ha salido algo positivo de todo lo mencionado o se puede aguardar que ocurra? Sociological Perspective, una publicación del The Pacific Sociological Association, publicó el diez de mayo de 2016 un atrayente producto sobre los efectos de las comunidades en las opiniones religiosas de los mayores: “Fe y Fb en una era pluralista” (“Faith and Fb in en Pluralistic Age. El estudio explora si los mayores jóvenes que emplean comunidades son mucho más propensos a meditar que es aceptable elegir y escoger sus opiniones religiosas, y qué practican, sin dependencia de su fe “de nacimiento” (desde la predominación que las religiones ejercitan en ellos a través de las propias comunidades) El estudio elaborado y anunciado por Paul K. McClure, de la Baylor University, exhibe que los jóvenes mayores que emplean comunidades están entre el 35% y el 49% mucho más susceptibles de opinar en lo que esta ofrecen, y de prácticas sincretistas, en relación a los jóvenes mayores que no utilizan comunidades.“Las comunidades inclinan a que la multitud escoja y escoja entre una sucesión de cosas de yferentes”, afirma McClure, que define este género de religiosidad digital como “fe estilo cafetería”, en razón de que se improvisa la fe desde las piezas preferidas de las religiones. Otro resultado del estudio declara que los jóvenes mayores que utilizan comunidades están entre el 53% y el 80% mucho más propensos (en relación a los mayores jóvenes que no emplean comunidades) a meditar que es aceptable que los integrantes de nuestra religión tomen y practiquen elementos otras religiones. Una consecuencia que prueba el estudio es que las comunidades tienen la posibilidad de debilitar los nudos de los mayores jóvenes con la fe de su familia. Esto asimismo es leído como ocasión de las religiones que «hacen proselitismo» para llegar a novedosas personas por este nuevo medio. De una visión genérica del quehacer digital católico, se prueba que este está enfocado no tanto a “atraer” a nuevos católicos sino más bien a sostener a los que lo son. Solo como resultado secundaria, en razón de enseñar la hermosura de nuestra fe a través de las distintas ideas, es que ocasionalmente se da el capturar probables nuevos católicos. 2 causantes de primer chato en cualquier idea en las comunidades son la interacción y el diálogo. Y es aquí donde reside la diferencia entre «estar» en las comunidades y «vivir» las comunidades. Es asimismo aquí donde la utilización de Fb u otras comunidades por la parte de las religiones generalmente, y de la Iglesia católica particularmente, se distingue de cualquier otra estrategia de marketing: el “fan” no puede ser visto como táctica sino más bien como lo que es: un hijo de Dios. Hoy día, la gente pasan parte importante de su historia en frente de un display. Es por consiguiente un campo del que las religiones no se tienen la posibilidad de omitir. Que una parte de la presencia católica pase asimismo no solo por el hecho de fomentar o divertir, sino más bien asimismo de conformar, puede ser el aspecto propio que realice que sus jóvenes mayores tenga una “vacuna digital” contra el sincretismo en línea. Tras todo el estudio de McClure exhibe asimismo que aun estas personas por el momento no son mucho más dispuestas a opinar que todas y cada una de las religiones son verdaderas.

¿Las comunidades tienen la posibilidad de supervisar nuestras conmuevas?

En 2014 Fb publicó un «trabajo científico» en el que explicaba de qué forma alteró los muros de prácticamente un millón de clientes para ver de qué manera afectaba a sus conmuevas. Priorizó los mensajes negativos, o sea, filtraba para ofrecer prioridad a los mensajes que eran mucho más fatalistas, y en pocos días logró un claro efecto de «contagio sensible», pues estos individuos se volvieron mucho más fatalistas a sus publicaciones.

Por el momento no se habla solo de Fb, ¿de qué manera entendemos qué pretenciones probablemente halla tras lo que filtra lo que observamos?

Deja un comentario