el triunfo de la religion y de la iglesia

Si fuesen los hombres a los que la naturaleza hubiese asignado la capacitad de quedar embarazados, la República Dominicana no estaría el día de hoy incorporando a su marca país ser entre los 17 países de todo el mundo donde el aborto, más allá de la causa del embarazo, está contraindicado. Absolutamente nadie, completamente absolutamente nadie, objetaría a las tres, perdón, las cinco causales que posibilitarían al hombre abortar.

Primeramente, no habría curas o pastores con el aspecto C que requerirían para montar campañas y efectuar caravanas contra el derecho de los hombres a abortar en el caso de las cinco causales del aborto: el embarazo generado producto de violación o incesto; el embarazo que expone la vida del hombre; el embarazo tipificado como malformación fetal incompatible con la vida; por causas económicas; o por incompatibilidad temporal con el avance profesional del hombre. Ya que a las mujeres en nuestras sociedades machistas se les tiene en un background, las causales 4 y cinco no tienen la posibilidad de ser planteadas ni debatidas.

Un redil mediático

Como el Estado no puede llegar a determinados sitios y los evangélicos sí, les deja el campo libre. De este modo se comprende que Crivella y Bolsonaro fuesen los aspirantes mucho más votados en la favela mucho más conocida de Río, Rocinha.

En los años dorados del gobierno del Partido de los Trabajadores (PT), Guido Mantega, ministro de Hacienda de Lula da Silva, ha dicho en una ocasión que “en este momento todos y cada uno de los brasileiros tienen la posibilidad de ser ciudadanos pues tienen tarjeta de crédito ”.

islam

Ni unos ni otros se han librado de los escándalos de corrupción. Eduardo Cunha, expresidente evangélico de la cámara baja del Congreso federal, está cumpliendo una lástima de 15 años en prisión por recibir sobornos.

En el instante presente

A San José le habían sido confiados Jesús y María, primicias de la Iglesia, en un planeta que yacía en una profunda crisis. El pueblo de la Coalición se encontraba minado por la mediocridad y aguardaba un Mesías político que elevase su nivel de vida, el eximiso de los impuestos y le diese el dominio sobre el orbe. Por otro lado, el resto naciones estaban sumergidas en las tinieblas del paganismo, acostumbradas a vivir en la mitad de una degradante brutalidad. No obstante, a cargo del san Patriarca se encontraba el Niño Jesús, cuya misión era socorrer a los hombres y también invertir esta situación, fundando la Santa Iglesia Católica.

El instante presente hace sospechar que se comenzará a manifestar, de manera poco a poco más clara, la fuerza que tiene San José para intervenir en los hechos, en tanto que esta situación no se distingue bastante de la caída donde había la raza humana en el momento en que Nuestro Señor Jesucristo se encarnó, con el agravante de que en este momento se dió la espalda a los frutos de su preciosísima sangre, con todo cuanto esto quiere decir, según asegura el Apóstol a la Carta a los hebreos: «Crucificando nuevamente al Hijo de Dios y exponiéndolo al escarnio» (6,6).

Deja un comentario