el mito del origen pagano de navidad religion libertad

Cynthia Duque Ordoñez

Tendemos a investigar la historia como una ciencia precisa, donde las etapas empiezan y concluyen de manera organizada y sin inconvenientes. No obstante, es mucho más complejo. Las sociedades evolucionan cambiando sus prácticas, amoldando las tendencias a la tradición y cambiando el nombre de instituciones, usos o prácticas anticuadas. Tampoco tenemos la posibilidad de estudiar la historia como una ciencia precisa puesto que no todo se anotaba y del escrito la enorme mayoría de fuentes directas no llegaron a nuestros días, debiendo basarnos en esos autores que inspirados en otros se han preservado hasta nuestros días, subsistiendo al mismo tiempo, al olvido y frecuentemente a las cremas de libros.

La estrella de Belén

“Tras oír al rey, se fueron, y la estrella que habían visto en Oriente les antecedía, hasta el momento en que, llegada sobre el rincón donde se encontraba el niño, se detuvo.” (Mt. 2,9). Así nos señala san Mateo la aparición de la estrella de Belén en su Evangelio, en el de san Lucas no existe ninguna referencia a este fenómeno. Los comentaristas de la Biblia aseguran que Dios empleó las opiniones supersticiosas (la astrología) de los Magos para guiarles a Belén y muchos son los que procuran un hecho histórico que explique y sostenga el mito. En esa temporada, las opiniones populares daban a los fenómenos astronómicos un poder profético que presagiaba hechos como guerras, cambios sucesorios, nacimientos de reyes o catástrofes. Quizás los contenidos escritos bíblicos se refieran a las opiniones de los Magos en las premoniciones que charlaban de la llegada de un mesías mucho más que a un fenómeno preciso, puesto que es extrañísimo que un fenómeno tan increíble solo fuera recogido por entre los evangelistas.

Los chinos y los babilonios tenían registros de estrellas y nueces y ninguna coincide con los años 8 a. C. y el 4 a. C. La diferencia de calendarios de unos y otros, el de Roma y el nuestro apoyado en el nacimiento de Jesús, hace el tema realmente difícil.

cristianismo

El pintor Giotto representó a la estrella con una enorme cola de estrella, los chinos sí tenían registrado el paso del cometa Halley en el año 11 a. C., pero o sea muy previo a los hechos que nos llenan. El astrónomo Johanes Kepler, en 1606, ha propuesto una teoría al ver una supernova, coincidiendo con la conjunción de los planetas Marte, Júpiter y Saturno; en medio de estos 2 últimos, apareció la supernova. Tras complicados cálculos, Kepler comprobó que la conjunción de la Tierra con los planetas Júpiter y Saturno, estando el Sol pasando por Peces, sucedió en el mes de febrero del año 7 a. C., un fenómeno que los astrólogos babilonios conocían y que quizás inspiró al escritor bíblico para enfatizar la profecía sobre la llegada del nuevo Rey. La era y la constelación de Piscis están similares con hechos bíblicos como el salve de las aguas de Moisés y, el pez, es un símbolo católico. El dibujo de un pez esquemático era una manera segrega de reconocerse entre los primitivos cristianos. Pez es Ichtus en heleno, cuyas iniciales forman Iesous Christos Theou Uios Soter (Jesús Cristo, de Dios hijo, Salvador).

¿Cuándo comenzaron los cristianos a festejar la Navidad?

En los primeros años del cristianismo la Pascua era la celebración primordial (La conmemoración de la pasión, muerte y resurrección de Cristo), el nacimiento de Jesús no era festejado. En el siglo IV, en el momento en que el cristianismo se había transformado en la religión mucho más habitual del Imperio de roma, los líderes de la iglesia eligieron instituir el nacimiento de Jesús como una celebración oficial. Lamentablemente la Biblia no relata una fecha para su nacimiento (algo que el puritanismo protestante del siglo XVII emplearía para denegar la legitimidad de la celebración). No obstante, se asegura que desde el siglo IV, siguiendo el testimonio del historiador Sexto Julio Africano, reconocido como el padre de la cronología cristiana, y el calendario litúrgico filocaliano, el obispo de Roma Julio I establecería el 25 de diciembre como la fecha de celebración del Nacimiento de Cristo para toda la cristiandad.

Sexto Julio Africano fue un historiador y apologista católico del siglo III. Entabló amistad con Orígenes y diríase que el año 220 habría fijado la fecha de la Navidad para el 25 de diciembre, bastante antes que en Roma se fijara una fecha oficial para la celebración de la Navidad.

Deja un comentario