El Espíritu Santo y la fe – Vivir espiritual y religiosamente

Espíritu Santo y fe son términos fuertes usados ​​entre muchas sectas de diferentes religiones para describir y dar nombre a su creencia en algo sobrenatural. Santo es un término usado para describir algo como sagrado. El espíritu es la parte de una persona o ser para describir sus sentimientos, su voluntad y su mente. La fe en el sentido general se refiere a una creencia fuerte y leal de la confiabilidad de un individuo, cosa o idea. En retrospectiva, estos 3 términos constituyen la credibilidad fundamental de la mayoría de las religiones y culturas.

El Espíritu Santo es una fe en la que principalmente creen y practican las denominaciones cristianas. La fe tiene muchas definiciones, pero se usa principalmente en teología para describir una creencia y confianza en la lealtad de Dios. El espíritu santo y la fe también son comunes en las religiones no cristianas que no practican el trinitarismo. El trinitarianismo es la creencia de la Trinidad, que es la enseñanza de que el único Dios se compone de 3 personas muy distintas; Dios el Padre, Dios el Hijo y el Espíritu Santo son referidos como la tercera persona. Juntas, estas 3 personas también son conocidas como la Deidad en el cristianismo. En la Biblia, el profeta Joel predicó a la gente de su generación que Dios hace una gran promesa de que derramará en toda carne Su Espíritu, o Espíritu Santo, para que profeticen, sueñen sueños y vean visiones.

El espíritu santo y la fe son creencias esenciales en el cristianismo, aunque complicadas de entender. El cristianismo es una fe monoteísta, y debido a que ciertos libros de la Biblia mencionan las muchas caras de Dios, esta «integración» creó la existencia de las 3 características más importantes de la Deidad; El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo. El Espíritu Santo fue la última parte de la Trinidad en desarrollarse porque el poder del Espíritu Santo invocado en todos los seres era una responsabilidad temida por muchos cristianos primitivos. Ahora, la frase tiene una cierta «libertad espiritual» conocida por muchas personas de estas religiones para representar la parte más profunda y central de la fe, el alma.

Como se mencionó, los cristianos no son la única religión que usa el término «Espíritu Santo». La fe de Bahai (originada en los imperios Persia y Otomano) describe al Espíritu Santo como el descenso del Espíritu de Dios a Sus profetas. La práctica del Islam usa el término para describir una comunicación con el ángel Gabriel. En el judaísmo, Ruah Ha-qodesh se conoce como Espíritu Santo y comúnmente se le conoce como los muchos atributos de Dios.

En esencia, el espíritu santo y la fe son partes integrales de muchos sistemas de creencias que ponen su lealtad en lo sobrenatural. En la mayoría de las religiones es importante tener fe en el Espíritu Santo debido a su poderoso efecto en las decisiones morales y éticas que se nos presentan a todos a diario. La fe tiene un papel destacado en la vida cotidiana, y el Espíritu Santo nos da una comprensión de nuestra capacidad de sentir y pensar.

Deja un comentario