el auge de las religiones orientales del imperio romano

El pasado 5 de octubre se efectuó la charla virtual Disponibilidad y Lectoescritura: Abordaje de la lectura y la escritura en alumnos con discapacidad sensorial, al cargo de expertos de la Unidad de Educación Particular del Área de Atención a la Variedad, DEG-MINEDUC.

Esta charla tuvo como propósito dar elementos que dejan estimar el desarrollo de lectura y escritura como un desarrollo dinámico con extensas opciones de diversificación de formatos, métodos y elementos al servicio de pequeños, pequeñas y jóvenes con diversidades sensoriales como discapacidad visual, auditiva o sordoceguera. Se percató de aquellas especificaciones propias de la condición de la gente ciegas, suecas o sordociegas y de qué forma influyen en las y los alumnos las creaciones sociales y las propias creaciones que definen su identidad, tal como las barreras para la comunicación, participación y el libre tráfico en el ambiente y en los distintos contextos. Como sucede en el contexto educativo, que en ocasiones levanta barreras que afectan a la participación y el avance en la trayectoria didáctica de esta población escolar.

I. Geopolítica de las religiones

Si la meta de la geopolítica es investigar las distintas relaciones de poder entre configuraciones territoriales que se dan en el espacio geográfico mundial (según la definición del geógrafo francés (Yves Lacoste), vamos a llamar geopolítica de las religiones al estudio de las distintas relaciones de poder entre configuraciones territoriales que se dan en el espacio geográfico mundial y en el que el aspecto espiritual, las fuerzas religiosas, los enfrentamientos religiosos y los alegatos religiosos juegan un papel personaje principal. En la configuración de las distintas civilizaciones durante los siglos, la religión siempre y en todo momento fué un aspecto clave en la identidad de estas civilizaciones, de ahí que es esencial para investigar la política en todo el mundo y la geopolítica global de todo el mundo, si bien en ningún caso es el único, puesto que asimismo influyen otros componentes igualmente importantes como la historia, la lengua o el medio geográfico.

Desde el origen de la raza humana, el temor a la desaparición y al irreconocible produjeron la interpretación trascendente de la naturaleza basado en mitos por la parte del chamán de la tribu prehistórica, y más tarde, con la creación de los primeros Estados, la religión surgió como la institucionalización de esta mítica interpretación por una vigorosa casta sacerdotal, en coalición con la asimismo vigorosa casta guerrera (“Tron y Altar”, las dos espadas). Así, al supervisar la educación y la civilización, las religiones formaron el poder ideológico a lo largo de toda la era premoderna.

Fuentes

Para terminar, para entender la temporada, vamos a hacer una pequeña reflexión sobre las fuentes literarias del periodo. Así, las fuentes primarias romanas jamás fueron lo que en este momento llamamos por objetivas (lo que no quiere decir que no sean útiles), pero hay que distinguir entre el elemento que ocasionaba su mayor corte ideológico: grosso modo, a lo largo del comúnmente llamado Prominente Imperio lo escencial para comprender la situación de los autores era su estatus popular, por norma general asociado a la aristocracia conservadora y al Senado.

Del siglo III de ahora en adelante, hay que tomar en consideración la simpatía o rechazo por las distintas corrientes filosóficas y religiosas. Tenemos la posibilidad de distinguir de este modo a autores precisamente paganos (Amián Marcelino, Dion Casio, el emperador Juliano, Libani…) o, por otro lado, claramente cristianos (Lactancio, Eusebio, Orosio, San Agustín…), por denominar a los mucho más quinquenios. Sus consideraciones personales contribuirán a conformar la imagen de la temporada que llegó hasta nosotros, si bien en este momento hagamos empleo de otro género de fuentes que nos asistan a llenar la información sobre el pasado.

Deja un comentario