ejemplo de critica sobre la religión en luces de bohemia

Tenemos la posibilidad de clasificar el artículo de distintas formas. Primeramente, en lo que se refiere al género, el artículo tiene un remarcado carácter dramático y forma parte, por consiguiente, al género teatral. Mucho más en concreto, el artículo particularmente y la obra en su grupo forman parte al subgénero del adefesio, que se identifica por la deformación ridícula de la verdad con la intención de realizar una crítica de la sociedad.

El adefesio nace con la publicación de nuestra Luces de Bohemia y es fruto de la culminación del expresionismo de Valle-Inclán. Durante toda la obra tenemos la posibilidad de ver de qué forma Valle estiliza ridículamente a España ahora sus pobladores desfigurando los defectos de una sociedad que considera una caricatura de Europa.

Juego de espéculos

Estas Luces de bohemia se rigen por un extraño criterio en la dirección de Alfredo Sanzol, que en la decisión de Juan Codina como Max Estrella rompe con todo lo popular. El increíble actor debe combatir contra el viento y la marea de una predisposición física muy diferente a la establecida por otros intérpretes, en general mucho más altos y de espalda ancha. De baja estatura y muy angosto, el directivo además de esto lo deja en escena con el torso descubierto sin justificación alguna, salvo la necesidad imperiosa de resaltar su desaforada desprotección.

cristo

El artículo de Valle no solicita nada sobre esto, solo apunta que es «un hiperbólico andaluz, poeta de odos y madrigales», pero hay un imaginario colectivo que arrastra otras imágenes aportadas por el teatro y el cinematógrafo. Tras este punto de inicio toda la concepción se enmarca en uno, a veces irritantes, deseo y no puedo lograr la excelencia de una obra que, al fin y al cabo, se marcha de las manos.

Las mejores situaciones semejan escapar de la tónica general, bastante fría, de exposición pictórica, prácticamente podría decir el tópico de «sin corazón», ya que no en las secuencias mucho más tráficas se busca la emoción del espectador, todo lastrado por un juego de espéculos escenográfico que entorpece la acción, la regresa anárquica ahora la vez infantil, caminando los amigos en un ir y venir entre espéculos de distinto tenor, en ocasiones simbólicos, y otras como recurso teatral que escapa obsesivamente del menor indicio verdadera.

Paralelismos entre los teatros de vanguardia de García Lorca y Valle-Inclán.

La fotografía efectuada adjuntado con Pura M. de Ucelay es la demostración clara de la afinidad de los 2 autores que analizaremos, una sintonía de sentimientos y también ideas que deseaban romper con la literatura acomodada de la temporada por medio de la rebeldía y la crítica popular. Así mismo plantearán nuevos caminos para transformar la crisis de españa en nuevo esplendor.

Inclán y Lorca guardan muchas especificaciones en común, puesto que los dos forman parte al teatro revolucionario del primer tercio del siglo XX, que frente a las tendencias que se adecuaban a los deseos de la burguesía (teatro conformista), procuran ofrecer un nuevo con rumbo a la dramaturgia de la temporada que procedía no solo por la innovación de las proyectos, sino más bien asimismo por la escenografía, la capacitación de actores, así como, por la actitud del público, que había de ser con la capacidad de comprender las novedosas corrientes teatrales” (Millán, 2010, 147).

Deja un comentario